Por Catalina Maldonado
26 julio, 2022

Pese a su plato de pasta solo costó 13 dólares, el hombre quiso recompensar a Mariana Lambert por su trabajo y también “devolver algo a la comunidad”.

En ciertos lugares como Estados Unidos, la propina es muy valorada, es decir, todos quienes salen a comer a un restaurante saben de antemano que le deben dejar un dinero por el servicio que ofrecen los meseros. Sin embargo, hay personas que sobrepasan su generosidad y protagonizan historias como estas. 

Mariana Lambert, una mesera de Pensilvania, Estados Unidos, atendió a un hombre que solo ordenó una pasta para comer y cuando recibió la cuenta pagada, se dio cuenta que el cliente había multiplicado la propina 230 veces que el plato que había pedido. 

Zomato

El nombre del héroe sin capa de esta historia es Eric Smith, quien acudió a mediados de junio al establecimiento Alfredo’s Pizza Café y pidió un plato de stromboli casero, una pasta americana que imita de muy similar a la clásica calzone napolitana. El costo del pedido era de solo 13,25 dólares, pero él quiso hacer una generosa aportación a la hora del pago.

Cuando Mariana retiró la boleta, se dio cuenta que este hombre la había dejado una propina de 3.000 dólares. Algo que la dejó completamente en shock y que la obligó a comprobar con sus compañeros y su jefe que la suma de dinero que recibieron era la correcta.

ABC

“Cuando llegó el momento de pagar su cuenta, Lambert entró en mi oficina con lágrimas en los ojos y temblando, diciendo que un cliente le había dejando una propina de 3.000 dólares tras pagar 13,25”, explicó el gerente Matt Martini en CNN.

Zachary Jacobson, otro de los responsables de Alfredo’s, explicó que el cliente estaba relacionado con el mundo de la criptomonedas y que tenía un vínculo originario con la zona “Sólo trataba de devolver algo a la comunidad”, le dijo.

ABC

También explicó que en el recibo el cliente escribió la frase Tips for Jesus (propinas para Jesús), un mensaje que forma parte de un reto viral que consiste en que personas anónimas dejan importantes cantidades de propinas de forma totalmente benéfica.

Tras la conmoción inicial, Lambert aseguró estar muy agradecida con este gesto y espera que le sirva de inspiración para poder llevar a cabo actos de buena fe en un futuro.