Por Ghalia Naim
5 octubre, 2017

Si no tienes una en casa, es tiempo de que la busques.

Cuando era chica, mamá resolvía todo con un extraño gel que, según yo, olía a sudor (sí, apestoso). Años más tarde, cuando crecí, supe que el curioso método que usaba no era más que una fabulosa planta medicinal llamada aloe vera, también conocida como sábila. Este mágico ser de la naturaleza cuyas hojas parecen de la prehistoria, es rústica por fuera y llena de propiedades beneficiosas para la salud por dentro; hidrata el cabello, cicatriza la piel, mejora la digestión y hasta hace bajar de peso.

Solo para dar una mejor perspectiva, estas son algunas de las tantas funciones que es capaz de cumplir:

  1. Regula los niveles de azúcar en la sangre.
  2. Reduce el estreñimiento
  3. Estimula la digestión.
  4. Fortalece el sistema inmunológico.
  5. Mejora la presión arterial.
  6. Cura úlceras gástricas.
  7. Alivia las hemorroides.
  8. Desintoxica
  9. Hidrata el cuerpo en general.
iStock

¿Cómo lo hace?

Contiene una sustancia llamada aloína que ayuda a desintoxicar el organismo y luego, sus mismos componentes, se encargan de quemas grasa y mejorar el metabolismo.

iStock

¿Se puede consumir?

Ló único que debes hacer es pelar su gruesa hoja y retirar el cristal que está adentro. Puedes agregar algunos trozos a tus jugos preferidos o hace mezclas específicas como los detox. También sirve si los aplicas directamente a la piel o al cabello o congelarla en cubos.

iStock

Aquí dejo una receta:

  1. Mezcla en la licuadora un puñado de fresas.
  2. Agrega un chorrito de agua.
  3. Un par de cubos de hielo.
  4. Unos trozos de aloe vera.
  5. Una cucharadita de miel para endulzar.
  6. Zumo de medio limón.

¡Listo!

iStock

IMPORTANTE:

Jamás te expongas al sol con sábila en la piel, podrías mancharte. Retira con abundante agua y siempre que puedas, prefiere la noche para los tratamientos de belleza que la impliquen.

iStock

 

Te puede interesar