Por Teresa Donoso
17 octubre, 2017

El doctor Robert Ostfeld descubrió que todo se trata de solo un hábito alimenticio.

**Consulta a tu doctor antes de realizar cambios en tu alimentación. Este artículo no reemplaza una consulta con tu doctor y nutricionista.

¿Cuántas veces hemos intentado ser más saludables sin tener buenos resultados? Es como si para llevar una vida sana tuviésemos que seguir cientos de reglas estrictas e incomprensibles. Comenzamos una dieta pero pronto la abandonamos porque es demasiado restrictiva o quizás comenzamos un nuevo plan de ejercicios pero no vemos los resultados esperados. Parece que no existe ni comida ni bebida que realmente pueda ayudarte a cumplir con tus metas de vivir de forma más sana y es ahí cuando la decepción nos golpea fuerte.

Si bien uno podría pensar que eso sólo nos pasa a nosotros, la verdad es que el doctor Robert Ostfeld, fundador del Programa de Bienestar Cardíaco del Centro Médico Montefiore, se sentía igual de perdido. A pesar de haber pasado varios años en Yale y en Harvard y de haber realizado internados en prestigiosos hospitales, sentía que su conocimiento en nutrición no era muy profundo. Si bien su especialidad, cardiología, parecía no requerir que supiese mucho sobre ésta área de la medicina, seguía sintiendo que había algo extraño al respecto y con justa razón.

Ostfeld, quien lleva muchos años siendo el Director de Cardiología Preventiva en Montefiore, comenta que al comienzo usaba sólo los métodos convencionales, pero que no se sentía satisfecho al respecto:

“Hacía lo que me habían enseñado, prescribir medicaciones según las guías indicadas e indicar una variedad de procedimientos médicos. Pero con los años comencé a notar que aunque mis pacientes mejoraban un poco, realmente no se sanaban del todo”.

El estado de salud de sus pacientes se mantenía similar a pesar de las medicaciones y tratamientos. Fue eso lo que lo llevó a recordar el cuestionamiento que se había hecho tantos años atrás: ¿Acaso no necesitaría tener un conocimiento más profundo en términos de nutrición?

Robert Ostfeld no había tomado el camino de la medicina sólo para que la gente se sintiese un poco mejor, lo había hecho para mejorar radicalmente su calidad de vida. Fue así que luego de investigar y estudiar un poco más, decidió crear el Programa de Bienestar Cardíaco, que no sólo ayudaba a prevenir y revertir enfermedades del corazón, sino que mejoraba la salud y calidad de vida de las personas de forma global. ¿Cómo lo hacía? Recomendando a sus pacientes una dieta libre de productos animales, es decir vegetariana y también vegana. 

Los resultados han sido increíbles e inspiradores, y de hecho, para los escépticos, Robert tiene la historia de un paciente de 60 años, a quien prefiere dejar en el anonimato:

“El señor J tiene 60 años y su salud está mejor que nunca, pero este no siempre fue el caso. Sufría de severos bloqueos en las arterías de su corazón, algo que le hacía imposible incluso caminar. Pero él no quería tratamientos ni medicamentos, así que decidimos darle un plan de alimentación vegetariano. Los efectos fueron visibles sólo un par de meses después: su presión arterial se estabilizó, sus niveles de colesterol bajaron, perdió mucho peso, y ahora no sólo camina, sino que corre 6 kilómetros todos los días”.

Para Robert no existe mejor medicina que la alimentación, y aunque como doctor afirma que sigue creyendo en los procedimientos y los medicamentos, siente que es importante mostrarle a los estudiantes de medicina y a los futuros doctores las posibilidades que existen a la hora de tratar a sus pacientes y mejorar su calidad de vida.

“Quiero que nuestro sistema de salud realmente sea eso, un sistema de salud y no un sistema de enfermedades en el que le damos soluciones temporales a las personas y no los ayudamos a cambiar los hábitos que les provocaron la enfermedad”.

¿A ti que te parece?