Por Antonio Rosselot
1 julio, 2020

Nunca nos quedará como el que hacía (o hace) nuestra abuelita, pero ésta es una muy buena opción de todos modos.

Para muchos de quienes vivimos en Latinoamérica o España, el arroz con leche es uno de los postres caseros más comunes y uno de los que más se asocia a nuestra infancia, cuando nuestra abuelita o madre los preparaba y los comíamos después de una larga jornada de juego en el vecindario.

Este postre no es para nada elaborado ni complejo, pero sí puede ser muy gourmet. Y en este caso, la receta de la que les hablaremos —cortesía del chef Gorka Barredo, del blog «¡Que Viva la Cocina!»— tiene los ingredientes básicos y una preparación muy detallada, para que les quede igual a las que comían cuando eran niños.

Que Viva la Cocina

En esta preparación, la textura reina por sobre las otras características. La suavidad del arroz cocido en la leche cuajada y el pequeño toque de calor que le entrega la canela lo hacen un postre ideal para temperar el cuerpo en invierno, o para comerlo frío y refrescante en verano.

La receta es sencilla, pero requiere de tu atención para que no se estropee fácilmente. Son sólo seis ingredientes y cinco pasos, ¡así que manos a la obra!

Jamear

Ingredientes (para 4 personas)

– 100 gramos de arroz redondo o bomba

– 1 litro de leche entera

– 1 trozo de cáscara de limón y de naranja

– 1 rama de canela

– 70 gramos de azúcar

– 10 gramos de mantequilla sin sal

– Canela en polvo para detalles finales

Deliciosi

Preparación

1. En una olla o cacerola poner la leche, el arroz, las cáscaras y la rama de canela. Calentar a fuego medio, revolviendo constantemente.

2. Cuando la mezcla esté caliente pero no hirviendo —cuando la leche se pasa de los 100ºC cambia su sabor—, dejar cocer unos 45 minutos y remover cada 5 minutos, para que el arroz no se pegue al fondo y se libere el almidón. Es importante que la leche NO hierva.

3. Tras 45 minutos, cuando el grano de arroz está casi hecho, añadir el azúcar. Luego cocinar por 10 minutos más hasta que el arroz esté blanco.

4. Apagar el fuego y añadir la mantequilla a la mezcla. Luego, quitar las cáscaras y la canela en rama y mezclar bien, para luego dejar enfriar unos minutos. Es importante revolver de vez en cuando igualmente, para que no se forme una costra en la superficie.

5. Cuando ya esté tibio, poner porciones de arroz con leche en cuencos individuales y espolvorear canela encima para decorar.

Con este postre, ¡seguramente nuestras abuelitas estarían orgullosas!