Y me avisan ahora, que ya me comí 4.

Esta puede ser una buena o mala noticia. Todo depende de cómo la leas. Puede ser que hayas estado comiendo un poco saludable desayuno por años o que ahora pueda reemplazar tus tostadas por un paquete de papas fritas a primera hora y todo siga igual.

Así lo probó la fundación Acción Mundial sobre la Sal y la Salud (WASH, por sus siglas en ingles) de la universidad Queen Mary del Reino Unido, que reveló que dos panes de molde equivalen (o hasta superan) la cantidad de sal del agua de mar o de un paquete de papas fritas. 

Pixabay

El análisis se llevó a cabo en 2 mil tipos de panes de diferentes marcas en 32 países, incluidos Brasil, Ecuador, Argentina, Estados Unidos, Canadá, Italia, Suecia y Sudáfrica, estableciendo que  el sodio en estos panes envasados son muy altos para intensificar el sabor y prolongar su periodo antes del vencimiento. 

Por ejemplo, en EE.UU. dos rebanadas de la marca Hearty Sliced de Pepperidge Farme contienen 1,4 gramos de sal por cada 100 gramos, mientras que un paquete de papas fritas contiene cerca de 1,5. 

Pixabay

En Sudáfrica, la cosa se poner peor. El pan Golden Crust tiene 2,46 gramos de sal por cada 250 gramos, que según el informe WASH equivale a más de cuatro porciones de papas fritas de una marca de cadena rápida. 

En Canadá, la focaccia de romero de la marca ACE es más salada que el agua de sal, según los investigadores.

Pixabay

La conclusión llegó a que más de un tercio de los panes estudiados sobrepasan la máxima de sodio estipulado por el Reino Unido, que es de 1,13 gramos por cada 100 gramos de pan y que este trata del mayor contribuyente de sodio en la dieta en varios países.

Contrario a lo que podríamos pensar, los panes sin levadura y de trigo entero, preferidos en las dietas para el cuidado de la salud, “tienden a ser más salados que los de otro tipo”. 

Pixabay

El alto consumo de sal hace que el volumen de sangre que corre por el cuerpo aumente, incrementando la presión y forzando al corazón a trabajar más, lo que a la larga se puede transformar en hipertensión y falla cardiaca.