Por Camilo Fernández
7 noviembre, 2018

Si vas a comer por estrés, que sea esto y nada más.

Hay un tipo de hambre que no es real. Es emocional, por ejemplo, comer por estrés. Eso, obviamente, es malo. Pero se puede elegir qué alimentos comer en esos casos y no caer en la glotonería. De hecho, hay uno preciso para estas ocasiones.

Comer pistachos reduce el estrés, según un estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania, disminuyendo las respuestas negativas ante estas emociones.

Pixabay

El estrés es la respuesta fisiológica y sicológica del cuerpo ante un estímulo que ser un evento, objeto o persona, el que puede llegar a provocar daños, como desestabilizar el metabolismo, migrañas e incluso la alteración de los genes.

La conclusiones de la investigación arrojaron que consumir pistachos desencadenan un mayor control de los nervios del corazón, vasos sanguíneos más relajados y disminución de la constricción vascular.

Pixabay

Las pruebas se aplicaron en adultos no fumadores que siguieron dietas bajas en grasas y con diferentes cantidades de pistachos, resultando que en estrés agudo, el cuerpo se relaja en aquellos que lo consumieron en mayores proporciones.

“Los resultados de este estudio son importantes porque demuestran que los alimentos que comemos influyen en las respuestas fisiológicas al estrés”, señala una de las autoras, Sheila West.

Ricos en vitamina E, B6 y B1, además de magnesio, hierro y potasio, comer pistados también ayudan a controlar los riesgos de enfermedades cardiovasculares, reveló el estudio.