Por Teresa Donoso
5 Mayo, 2017

Quedé extremadamente sorprendida.

Massimo Bottura es uno de los chefs más reconocidos del momento y con su restaurante Osteria Francescana, que ostenta tres estrellas de Michelin, se ha posicionado lentamente en la escena de la alta gastronomía. Sin embargo, su hermoso establecimiento en Módena, Italia, no es lo único que lo ocupa actualmente algo muy característico del inquieto Bottura, quien siempre salta de un proyecto a otro.

Farideh Sadeghin / Saveur

Preocupado por la situación de la gente con menos recursos que no tiene acceso a comida de calidad, el chef ha estado rescatando los vegetales que son rechazados por ser poco estéticos en los supermercados junto con la carne que está a punto de vencer y que es tirada por las tiendas. Tal como cuenta el portal Saveur, Bottura utiliza estos dos productos de baja demanda para evitar que vayan a la basura y crea deliciosos platillos que después distribuye en los barrios de clase trabajadora.

Con la ayuda de chefs experimentados como Daniel Humm y Gastón Acurio, Massimo ha logrado convertir 15 toneladas de alimentos que iban a ser tirados a la basura en deliciosos platillos.

Todo comenzó con la fundación de Food for Soul o Comida para el Alma, una organización sin fines de lucro fundada por Massimo y su esposa, Lara Gilmore en 2016. La idea era crear consciencia sobre temas tales como el desperdicio de alimentos y las personas que pasan hambre, al mismo tiempo que lograban generar un plan de acción para combatir dichos problemas.

Emanuele Colombo / Saveur

Fue así como nació la idea de conseguir que las tiendas les regalaran los productos que tirarían a la basura, entre ellos la carne a punto de vencer y los vegetales rechazados por razones estéticas.

Poniendo este plan en acción el chef y su esposa han conseguido generar diferentes espacios, cuatro para ser exactos, donde más de 130 chefs han trabajado junto a 600 voluntarios para hacer realidad esta idea. De los cuatro, tres se encuentran en Italia y uno en Brasil y se espera la apertura de un quinto en Inglaterra.

El impacto que ha causado ha sido tal, que la Organización Rockefeller le entregó a Food for Soul $500.000 dólares para que repliquen el modelo en Estados Unidos y logren combatir el hambre que sufren las comunidades más pobres y vulnerables del país. Nueva York, Los Angeles, Miami, Nueva Orleans y Detroit son los lugares que han sido escogidos para este proyecto.

Angelo Dal Bo / Saveur

Lo más interesante y hermoso de este proyecto, tal como indica el portal Grubstreet, es que Bottura no lo hace con el deseo egoísta de posicionarse de mejor manera en el mundo de los chefs o hacer crecer su negocio (su restaurante es pequeño y tiene apenas 12 mesas) sino que está genuinamente interesado en crear una red global de activistas, empresarios y chefs que se preocupen de enseñar con el ejemplo y alimentar a aquellos en situaciones vulnerables. Mi opinión personal es que al mundo le hace falta más gente como él: gente con empatía y ganas de generar acciones reales para cambiar todo lo malo del mundo.

¿Qué te parece su iniciativa? ¡Cuéntanos en los comentarios!