Por Romina Bevilacqua
21 junio, 2017

Eeeew.

Los fideos instantáneos, más conocidos como sopas Maruchan o Nissan entre otras marcas, se han vuelto un almuerzo o cena recurrente para aquellos con poco tiempo o para estudiantes que prefieren algo simple y económico que los saque de apuros a la hora de comer. Y en la medida en que su popularidad crece, también lo han hecho los comentarios y críticas acerca de los aditivos químicos y altos niveles de sodio que contienen. Pero hasta el momento pareciera ser que esto no ha influido mucho en el consumo de este producto. Después de todo, lo que se suele pensar es que, aunque no son un alimento “sano”, puede que al menos no sean tan malos como una hamburguesa con papas fritas o un burrito en un local de comida rápida.

Sin embargo, el Dr. Branden Kuo del hospital general en Massachusetts ha descubierto algo que podría hacer que muchos dejen de una vez por todas su amor por los fideos instantáneos. En un estudio –único en su tipo– él introdujo una cámara del tamaño de una píldora a un estómago para ver qué ocurría en él y el tracto digestivo después de que se consumen estos fideos ramen y los resultados fueron impactantes.

1. Los fideos instantáneos no se descomponen hasta después de horas de digestión

shutterstock_103141997

En este video puedes ver que los fideos dentro de un estómago siguen intactos después de dos horas de digestión. A diferencia de los fideos ramen que uno hace en casa –que fueron utilizados para hacer la comparación– que sí se habían digerido. Quizás pienses que esto no es tan grave, pero resulta que sí puede ser bastante preocupante para tu salud. Sobre todo porque podrían estar estresando tu sistema digestivo, que se ve forzado a trabajar por horas para descomponer este alimento altamente procesado. Además al permanecer tantas horas en tu tracto digestivo, afectará la absorción de nutrientes –aunque de todas formas en el caso de los fideos ramen procesados, no hay mucha nutrición que obtener pero sí bastantes aditivos, incluyendo el preservante tóxico terbutil hidroquinona (TBHQ)–.

El TBHQ, un producto derivado de la industria del petróleo, a menudo está listado como “antioxidante”, pero es importante entender que es un químico sintético con propiedades antioxidantes –no un antioxidante natural–. El químico previene la oxidación de grasas y aceites y es comúnmente utilizado en comidas procesadas de todo tipo. Aunque también puedes encontrarlo en barnices, laca y productos pesticidas, así como en cosméticos y perfumes para reducir la tasa de evaporación y mejorar su estabilidad.

En el encuentro número 19 y 21, la comité experta en aditivos alimenticios Joint FAO/WHO determinó que el TBHQ era seguro para el consumo humano sólo en niveles de 0 a 0.5 mg/kg de masa corporal. Sin embargo la comisión de Codex estableció la máxima cantidad permitida entre los límites de 100 hasta tanto como 400 mg/kg, dependiendo del alimento al que se le añade. (La goma de mascar es el alimento que permite la mayor cantidad de TBHQ). Y en Estados Unidos, la Administración de Alimento y Drogas requiere que el nivel de TBHQ no exceda el 0.02% de su contenido en grasa y aceite.

Por lo tanto hay bastante discrepancia respecto a los supuestos limites de “seguridad”, pero probablemente lo mejor es tener poco o ningún contacto con este tóxico, ya que la exposición a cinco gramos puede ser letal, y según A Consumer’s Dictionary of Food Additives (El Diccionario del Consumidor sobre Aditivos Alimenticios), la exposición a sólo un gramo de TBHQ podría causar:

  • Nauseas y vómitos
  • Repiqueteo en los oídos (zumbido de oídos)
  • Delirio
  • Sensación de sofocamiento
  • Colapso

Mientras que no se sospecha que el TBHQ sea un tóxico persistente, es decir, tu cuerpo probablemente es capaz de eliminarlo para que no se acumule a nivel biológico, si comes fideos instantáneos tu cuerpo podría estar siendo expuesto de forma prolongada. Esto es preocupante, por decir lo menos. Según el Environmental Working Group (EWG), basado en estudios con animales, los peligros a la salud que se asocian al TBHQ incluyen:

  • Pequeñas dosis de consecuencias en el hígado.
  • Resultados positivos en mutaciones de análisis in vitro en celular madres.
  • Cambios bioquímicos en pequeñas cantidades.
  • Efectos reproductivos en grandes cantidades.

2. El consumo de los fideos instantáneos y los síndromes metabólicos

0041

También un reciente estudio publicado en el Journal of Nutrition reveló que las mujeres que consumían más fideos instantáneos tenían un riesgo significativamente mayor de padecer síndromes cardiometabólicos que aquellas que comían menos, sin importar su dieta en general o sus hábitos deportivos.

Las mujeres que comían fideos instantáneos más de dos veces por semana tenían un 68% más de probabilidades de padecer síndromes metabólicos con síntomas como obesidad central, presión sanguínea elevada, niveles altos de azúcar en la sangre, altos niveles de triglicéridos, y niveles bajos de colesterol HDL. Si se toma en cuenta que tener tres o más de estos síntomas aumenta el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares, estos resultados son bastante preocupantes. La investigación anterior también analizó el consumo nutricional en general entre consumidores y no consumidores de fideos instantáneos y encontró, como podrías sospechar, que comer fideos instantáneos contribuye muy poco nutricionalmente a una dieta saludable.

Los consumidores de fideos instantáneos tuvieron un consumo significativamente menos de nutrientes importantes como proteína, calcio, fósforo, hierro, potasio, vitamina A, vitamina b3 y vitamina C, en comparación con los no consumidores. Aquellos que comían fideos instantáneos también tenían un consumo excesivo de energía, grasas no saludables y sodio (sólo un paquete podría contener 2,700 miligramos de sodio).