Por Javiera Oliden
25 septiembre, 2017

No te guíes solo por la etiqueta.

Aunque los pollos envasados vienen con una etiqueta que indica su fecha de vencimiento, siempre es bueno saber en qué debes fijarte para saber elegir cuál es el pollo más fresco. O en caso de que veas un pollo que te genera dudas. así te puedes quedar tranquilo de que no te genere enfermedades y que sea delicioso.

Como cuentan en Tiphero, el chef Curtis Stone asistió aun popular programa estadounidense, donde explicó a qué es lo que significa que el pollo se vea amarillento. ¿Debes preocuparte?

Dice que no. La diferencia entre los pollos que se ven más amarillos y más blancos es la alimentación. Los que son alimentados con comidas de pigmentos más amarillos se verán de este color.

También puede depender de la raza del pollo. Lo importante es que esta diferencia no afecta la calidad de lo que vas a comer. 

¿Y cómo saber si está fresco entonces?

El secreto está en apretarlo.

Es decir, cuando estas comprando, debes pones tu dedo en el pollo, por fuera del envase obviamente y apretarlo con suavidad. Luego observas cómo se comporta.

Un pollo que está fresco debería retomar su forma con rapidez.

Si se queda mucho tiempo con la marca de tu dedo, entonces es mejor que elijas otro.

Por último, dice una palabras sobre la refrigeración. Según él, un pollo que ha sido refrigerado debería durar uno a dos días más de la fecha etiquetada. Eso sí, recomienda olerlo antes de prepararlo para estar seguro.

¿Tienes otra técnica para elegir el pollo que compras?