Por Antonio Rosselot
20 octubre, 2020

En esta receta, el popular whisky de canela se mezcla a la perfección con la suavidad del relleno de queso crema y la capa de cerezas en almíbar. ¡Totalmente apta para curiosos y curiosas del alcohol!

Querida audiencia: llevamos el tiempo suficiente escribiendo para ustedes y leyendo sus comentarios, para saber con certeza que adoran los postres con alcohol. Baileys, Jägermeister, vino tinto, blanco… ¡bienvenidos sean!

Por lo mismo, hoy les traemos una nueva receta “borrachita” para que preparen en sus casas, usando un destilado que nunca falla en las fiestas ni las borracheras con amigos: el endemoniado whisky de canela Fireball, que cada vez se hace más popular.

Quienes hemos probado el Fireball, sabemos de qué se trata: no se sabe qué quema más, si el whisky mismo o su intenso sabor a canela. Sea como sea, es un trago increíble y lo queremos mucho.

En este caso, mezclaremos lo mejor de este whisky con una clásica receta de cheesecake casero, cuyo relleno también tiene un par de chorros del destilado. Esta receta, cortesía de Mantitlement, tiene la particularidad de que se puede hacer en dos formatos: en pequeños vasos de shot —como lo mostraremos ahora— o en un postre más grande. Además, ¡no demora más de 20 minutos en estar lista!

Fireball, cheesecake… ¡vengan a mí!

Mantitlement

Ingredientes (para 30 porciones)

– 150 gramos de galletas María o similares, molidas

– 70 gramos de azúcar moreno

– 1  cucharadita de canela en polvo

– 55 gramos de mantequilla sin sal, derretida

– 450 gramos de queso crema, a temperatura ambiente

– 2 cucharaditas de jugo de limón

– 340 gramos de crema o nata para batir

– 65 gramos de azúcar blanco

– 1 lata de cerezas en almíbar

– 90 ml de whisky Fireball, en porciones

– Cerezas marraschino extra para decorar (opcional)

Mantitlement

Preparación

1. Combinar las cerezas en almíbar y dos shots (porciones) de whisky Fireball en un bol y mezclar bien.

2. Mezclar las migas de galleta, el azúcar moreno, la mantequilla derretida y la canela en polvo en un bol separado, mezclando hasta que todas las migas estén recubiertas de mantequilla.

3. En otro bol grande mezclar el queso crema, el jugo de limón, la crema, el azúcar blanco y el resto del whisky Fireball. Usando una batidora de mano, batir hasta que la mezcla esté suave.

4. Verter dos cucharadas de la mezcla de galletas en cada vaso de shot o recipiente pequeño, presionándola contra el fondo para que quede compacta.

5. Usando una cuchara pequeña, sacar pequeños bocados de la mezcla de queso crema y verter en el vaso hasta cubrir unos 3/4 del total.

6. Añadir las cerezas en almíbar sobre la mezcla de cheesecake para rellenar el vaso. Luego repetir con el resto de vasos.

7. Refrigerar por unos minutos hasta que los postres estén firmes. Antes de servir, decorar cada vaso con una cereza marraschino encima.

Esta vez, ¡la garganta no arderá tanto!