Por Teresa Donoso
9 mayo, 2017

No digas que no te lo advertí.

Como siempre, la popular red social Instagram nos mantiene al tanto de las últimas tendencias en desayuno, y si bien durante mucho tiempo las tostadas con aguacate fueron las reinas y señoras de nuestro feed, ahora los huevos han recuperado su trono. Sin embargo, no se trata de cualquier tipo de huevos ni de tus clásicas tostadas acompañadas por un omelette. En este caso nos referimos a una preparación ligeramente más elaborada que te dará un desayuno con casi el mismo sabor pero mucho más estilo (o al menos eso es lo que se cree).

Te presentamos los “huevos en nubes”:

Básicamente, se trata de una recreación de la forma original del huevo a través de claras batidas que son cocinadas aparte y a las que después puedes añadir la yema para devolverle al huevo su “estilo” original.

☁️ #EggInACloud #EggCloud #CloudEgg #CloudEggs #CloudToast

A post shared by Kristi Farinelli (@kristifarinelli) on

El resultado es una clara con una consistencia esponjosa y, si le añades más de una clara a estas “nubes”, puedes conseguir aumentar los gramos de proteína de tu desayuno al mismo tiempo que mantienes casi intactas las calorías.

Good morning #saucilians how y'all feel about these #cloudeggs #food #foodporn

A post shared by syncrowsource (@syncrowsauce) on

Según el Daily Mail este platillo contiene sólo 161 calorías por porción.

¿Cómo prepararlos?

1. Comienza separando la clara de la yema.
2. En un bol aparte, bate las claras hasta lograr una consistencia similar a la del merengue. En este punto puedes añadir elementos que le den más sabor como tocino y, por supuesto, condimentos.
3. Pon la mezcla en papel pergamino y trata de imitar la forma natural de la clara, deja un espacio en el centro para la yema.
4. Hornea las claras por cinco minutos o hasta que estén ligeramente doradas.
5. Saca del horno, añade la yema y hornea durante otros tres minutos.
6. Sírvela en un plato o sobre una tostada.

¿Te animarías a probarlos? En mi caso no tengo tanto tiempo por las mañanas como para lograr hacerlos y comerlos antes de salir y, siendo honesta, creo que prefiero mi clásico huevo revuelto de siempre.