Por Pamela Silva
7 agosto, 2019

No se diga más, ¡traíganme una copita!

Tomar una copa de vino tinto al día siempre ha sido recomendado como algo bastante bueno para nuestra salud, son muchas las áreas en las que este brebaje alcohólico nos ayuda. Claramente, esto solo es bueno si toman solo una que otra copita a la semana, todo exceso es malo.

Resulta que una investigación de la Universidad de Buffalo y Universidad de Medicina de Xuzhoy reveló que el vino tinto ayuda para algo más, hasta ahora desconocida.

Según la investigación, el resveratrol -componente presente en la piel de las uvas- ayuda a tratar problemas como la depresión y la ansiedad.

Shutterstock

El resveratrol es un químico, presente en la piel de las uvas como se mencionó, y que sigue presente en el vino una vez procesada la fruta.

Para lograr este descubrimiento, los investigadores sometieron a un grupo de ratones a situaciones de estrés que luego recibían una dosis de resveratol.

La dosis los hizo volver a la normalidad, comportándose de la misma forma que lo hacían antes de estar estrenados. Aunque por supuesto, no todo es color de rosa.

Shutterstock

Porque a pesar de que los investigadores descubrieron los beneficios de este compuesto, para que un humano de 90 kilos tuviese la misma reacción que las ratas necesitarían tomar 445 copas de vino. Seguidas, una después de la otra.

Y antes de que digan algo, no es ni por si acaso sano tomarse tantas copas de vino porque los otros efectos que provocaría serían mucho más negativos que los positivos.

Por ahora lo que están tratando de hacer los investigadores es conseguir una forma de que este efecto sea más eficiente en menor cantidad. Así que ni se les ocurra dejar sus medicamentos por el vino tinto, ni por si acaso.