Por Luis Aranguren
27 abril, 2021

“Quiero darte las gracias por lo que hiciste al comprarme el desayuno cada mañana”, dijo Josh Ellis a la mujer que no lo juzgó y lo cuidó mientras vivía en las calles.

No todos tienen la fuerza o sabiduría para tomar buenas decisiones, por lo que llegan a estados que nunca se imaginarían. Sin embargo, en esas situaciones lo importante siempre será levantarse y luchar contra aquello que nos hace daño. En esas ocasiones siempre es necesario algo de ayuda, la cual suele llegar cuando más la necesitamos.

En la historia de Josh Ellis no fue un familiar o un amigo, fue una mujer que se apiadó de él y aprovechaba su puesto de gerente para darle de comer cada mañana.

Facebook / Vulnerable Citizen Support Leeds

Según contó él mismo, era una persona con adicción a sustancias psicotrópicas que lo mantenían viviendo frente a un local de comida. Un saco de dormir era todo lo que tenía mientras se mantenía en una tienda Greggs, donde siempre una mujer velaba por él.

Su nombre es Shelagh, lo que hacía era que cada mañana le llevaba un desayuno y una bebida caliente para que pudiese pasar mejor el día.

Pues Josh afortunadamente fue rescatado gracias a Vulnerable Citizen Support Leeds, una organización benéfica de su ciudad. Ahora lleva 120 días limpio, sin consumir ningún tipo de producto. Encontró un trabajo de paisajista y tiene un lugar decente para vivir.

Es por eso que aprovechó para visitar a la mujer que sin conocerlo, se dedicaba a ayudarlo. Nunca lo juzgó y solo hacía lo que estaba a su alcance.

“Quiero darte las gracias por lo que hiciste al comprar el desayuno cada mañana”, dijo Josh a Shelagh para Yorkshire Evening Post. Momento que aprovecharon para tomarse fotografías juntos y conmemorar la ocasión, una muestra de lo que el amor puede lograr en una persona.

Facebook / Vulnerable Citizen Support Leeds

Ella quizás sabía que no estaba en sus manos sacarlo de su situación, sin embargo nunca dejó de darle de comer cuando estaba ahí.

Gracias a eso Josh hoy es un hombre con un mejor futuro, lleva alrededor de 120 días limpios y tiene el apoyo de una fundación que desea sacarlo adelante. Para muchos se tratará de simples desayunos, pero quizás era lo único que tenía en el día y por eso lo agradecía con toda el alma.

Es motivador ver cómo unos ayudan a otros sin esperar nada a cambio, un ejemplo de vida a seguir y quizás luego seamos nosotros quienes cambiemos la vida de otros