Por Florencia Lara
27 mayo, 2022

Chris Marshall abrió Sans Bar como manera de que todos aquellos que quisieran alejarse del alcohol pudiesen hacerlo, pero disfrutando de la buena compañía.

Salir a un bar, beber martini y mojitos, buena música y agradable compañía, parece ser el panorama perfecto para ir con amigos después del trabajo o durante el fin de semana. Bien lo sabía Chris Marshall , pero debido a su mala relación con el alcohol, creó un bar libre de este en un 100%.

ABC News

Chris Marshall tenía apenas 23 años, cuando se dio cuenta que su vida se había descontrolado gracias al alcohol, A su corta edad ya se había convertido en una persona dependiente de este tipo de bebidas, por lo que el hombre originario de Texas, Estados Unidos, debió pedir ayuda y posteriormente ser internado en un centro de rehabilitación.

Lo único que recuerda Marshall, cuando sucumbió ante el alcoholismo fue la soledad que sentía, pero todo cambió radicalmente cuando entró al centro de rehabilitación.

ABC News

“Cuando fui al tratamiento, estaba solo. Y creo que mi principal factor de desmotivación fue esa sensación de soledad. Y cuando entré en rehabilitación, lo primero que escuché fue que alguien me dijo: ‘Nunca más tendrás que volver a sentirte solo'”.

Chris Marshall a ABC News.

Al terminar su tratamiento, como forma a de devolver la mano y ayudar a otros alcohólicos, Chris decidió innovar: Crear un bar 100% libre de alcohol. La misión de este  era tener buena compañía y música, pero sin caer en la tentaciones bebidas alcohólicas.

Fue así como el hombre invirtió 200 dólares en arrendar el espacio trasero de una peluquería y comprar mesas pleglabes. En 2017 nació Sans Bar y poco a poco las personas fueron llegando. Hasta que estalló su fama por su significativo concepto.

ABC News

“Este espacio en el que estamos sentados hoy es el resultado directo de esa declaración muy real que alguien me hizo hace 15 años: Decirme que no necesitaba estar solo, que no necesitaba vivir solo”.

Chris Marshall a ABC News.

ABC News

Según el mismo dueño de Sans Bar ha declarado, su pequeño proyecto se convirtió en más que solo un restaurant donde comer y beber tragos sin alcohol. Él creó una verdadera comunidad de apoyo.