Por Camilo Fernández
8 junio, 2018

Hay una explicación científica.

Con el picante siempre hay algo que se sale control. Una pepa que no tenías contemplada, mucho wasabi, un plato que sobrepasó tus expectativas, etc. Siempre es un buen momento para que escupir fuego sin que lo hayas tenido planeado. Por eso, revisaremos los mejores secretos para aliviar tu boca cuando esto pasa. 

Lo primero que uno toma es un vaso de agua, obvio, pero esto pareciera no servir de nada, mientras que algunos comensales más experimentados ya han creado sus propias técnicas, las cuales fueron recogidas por The Takeout.

Pixabay

Para Nick y Charlotte Smith, dueños de una tienda que vende plantas de chile, semillas y polvos picantes, la clave es la capsaicina, un componente de los pimientos picantes.

“La capsaicina es un aceite, por lo que al beber leche, el aceite se une a las grasas y se disipa, dependiendo de cuánto te estés quemando, es posible que tengas que beber un sorbo durante un tiempo. El agua, la cerveza o los refrescos no ayudan, y de hecho pueden mover el aceite alrededor de la boca, empeorando la quemadura. Si eres intolerante a la lactosa, o vegano como nosotros, y no haces productos lácteos, entonces la leche de soja hará el truco “, recomiendan.

Pixabay

Para Dylan Keenen and Becky Gibbons del local  “Heat Hot Sauce” dicen que “hemos tenido leche y leche de soya a la venta; a menudo hemos bromeado con que podemos cobrar $ 50 por un vaso de leche a nuestros clientes más desesperados, y también una gran jarra de agua “.

“Realmente no lo hace mejor, simplemente difunde el dolor “, agregan.

heathotsauce.com

“En términos de la ciencia, hay dos razones por las que la leche funciona bien. Una es el contenido de grasa: la capsaicina es soluble en grasa pero no en agua, por lo que puede unirse a la grasa de la leche. La otra es la caseína, una proteína de la leche que tiene un efecto detergente que desaloja la capsaicina de los receptores de calor “.

En tanto, el chef Rick Bayless, especialista en comida mexicana, declaró que su técnica es “contener la respiración mientras chupo un cubito de hielo”. Lo otro es tratarlo “como una quemadura y enfríalo; frótelo comiendo algo áspero (pan crujiente, por ejemplo); o comer algo que creará mucha saliva (sal, azúcar) para proteger la lengua (la grasa puede ayudar a hacer lo mismo).

Pero su forma favorita es el helado.

La grasa en el helado libera la capsaicina en la boca y también proporciona un delicioso efecto refrescante.

Como conclusión y decisión final, la mejor forma de aliviar el picor son los lácteos, y si son altas en grasas como el yogurt o el helado, mucho mejor. Aunque de todas maneras, el dolor será latente igual, solo que lo aminorará un poco. En estas cosas, no queda nada más que arriesgarse.