Por Luis Aranguren
25 noviembre, 2020

Esta marca decidió reinventarse, llevar el sabor de siempre a sus clientes disminuyendo al máximo cualquier peligro por proximidad.

Una de las situaciones más difíciles al momento de ir a comprar algo de comida rápida, es que tras la pandemia no nos gusta estar en lugares cerrados y esperar ser atendidos. Si bien los servicios de delivery han aumentado su personal, no dan abasto para la cantidad de clientes que tiene cada cadena de comida.

Es por eso que KFC quiso hacer más accesible a sus clientes su pollo, a aquellos fieles amantes del pollo que se cuidan del coronavirus.

Twitter / Shanghaineko

A través de Food Trucks autónomos, puso a la disposición de las personas sus pollos sin contacto humano. Por ahora solo fue aplicado en algunas zonas de China, gracias a la tecnología de 5G que le permite operar con rapidez.

 A través de una pantalla táctil, los ciudadanos realizan su pedido y lo pagan a través de un código QR, de ese modo se abre la ventana y el producto estará listo para consumir.

Me preguntó qué pensará el Coronel Sanders si viera lo mucho que avanzó su gran pollo, que al empezar solo se vendía en una gasolinería. Pues gracias a una compañía tecnológica de transporte en Beijing, ahora pueden transportarse a cualquier lugar.

Cada uno de estos vehículos tiene GPS, detección de luz y otros detalles que les permite tener un recorrido seguro.

Según Forbes, estos autos suelen detenerse a las afueras de estaciones de metro en todo Shangai. Se estima que la producción de estos autos de comida aumente, pues parece que Pizza Hut se unirá a la moda de restaurantes sobre ruedas.

Una excelente opción para los amantes de la comida rápida, una buena noticia que seguramente de ser un éxito en China, llegará a todo el mundo.

Neolix

Será genial tener la oportunidad de pedir nuestros platillos favoritos sin la necesidad de tener contacto alguno con las personas. Solo pagar y recibir la comida con mucho cuidado, me siento un poco más flojo de solo pensarlo.

Una medida extraordinaria en ocasiones como estas, en las que una pandemia nos encerró durante mucho tiempo dentro de nuestras casas y estar con otras personas era un peligro. Pues con este carro, solo será una relación entre el humano y la máquina, la cual no se enferma.

Esperemos que llegue pronto a Latinoamérica, me da mucha curiosidad verlo funcionar.