Por Antonio Rosselot
3 junio, 2021

De acuerdo a los reportes, el hombre habría tenido que pagar cerca de 80 mil dólares para reparar su Lamborghini Aventador rojo después de su fallido “experimento”.

No sabemos cómo, pero este hombre de China logró preparar la barbacoa más cara e insuficiente de la historia. La verdad es que hay que esforzarse para ello, pero el tipo pensó que teniendo un Lamborghini las cosas iban a resultar más sencillas.

Sohu.com

Como en casi todas partes del mundo, los dueños de autos deportivos o customizados a veces se reúnen en un punto de la ciudad para compartir sus “bebés” con otros aficionados y lucirlos como sus trofeos. Es un ambiente muy motorizado y estimulante, por lo que no nos sorprende que hayan surgido este tipo de ideas tan… poco ortodoxas, digamos.

En este caso el evento se dio en la ciudad de Changsha, y el dueño del Lamborghini Aventador rojo que ven en las fotos y videos pensó que sería una gran idea asar una brocheta —sólo una, eso es lo insólito— usando el calor del tubo de escape de su auto, el que llega a temperaturas muy altas cuando se revoluciona el motor. En este caso, el auto estaba estacionado y, evidentemente, el escape se calentó mucho más rápido de lo normal.

Sohu.com

¿Y qué pasó? Bueno, lo lógico: como el motor no pudo enfriarse, el tanque de agua explotó y el auto comenzó a echar humo. Por otra parte, el líquido refrigerante empezó a chorrear por debajo del auto, dejándolo inutilizable y haciendo que los interesados de alrededor dejaran rápidamente el lugar.

Sin embargo, varios se quedaron a acompañar al desconsolado dueño, riéndose de la situación y ayudándolo a subir el auto a la grúa que se lo llevó al taller. De acuerdo a lo reportado por Luxurylaunches, el tipo gastó alrededor de 500 mil yuanes —casi 80 mil dólares— en la reparación.

La verdad es que no hay mucho que decir, además de lo frustrante que es ver a una persona jugando con un auto tan codiciado como si fuese algo desechable. Y para peor, se quedó sin su brocheta.