Por Luis Aranguren
17 marzo, 2020

Creo que el mayor premio fue cuando su alma gemela aceptó casarse, ya sabemos quién hará el desayuno cada mañana.

Durante la contienda final de la novena competencia de comida en Italia, el chef Antonio Lorenzon fue quien se llevó el premio y estaba muy feliz. Lo que no contó a nadie es que se traía algo entre manos, algo que al igual que el premio como el mejor Masterchef de Italia le cambiaría la vida.

Instagram / Masterchef Italia

Justo después de llevarse a casa todos los premios y estar apunto de terminar el programa televisivo, tomó fuerzas y le pidió matrimonio a su novio.

“Chicos, qué mejor ocasión para darles las gracias: Por estar cerca de mí, por amistad, pero este es un día muy especial para mí porque es una gloria que he recibido».

-Antonio Lorenzon

Con estas palabras abrió paso a lo que venía, un elogio bastante grande y amoroso hacia su pareja y fue por eso por lo que lo eligió como prometido. Era alguien que desde el inicio había creído en él e hizo de cada día uno muy especial.

Instagram / Masterchef Italia

De inmediato todos comenzaron gritar de emoción, todo esto mientras veían a Antonio arrodillarse lentamente para hacerle la clásica pregunta: «¿Quieres casarte conmigo?».

Su pareja no tuvo tiempo para decir que sí, pero su reacción dejó claro que era lo que también quería pues es fácil desear a un hombre que cocine tan bien en nuestras vidas. Un fuerte abrazo dejó claro lo que ambos querían, fue realmente sorprendente y esperanzador.

Instagram / Masterchef Italia

Una clara muestra de cómo el amor ha roto todas las fronteras del prejuicio, un cierre excelente para una temporada de cocina llena de tensiones que nos muestra cuán importante es el sentir.

Sabemos que cada platillo fue inspirado en ese gran amor, en esa forma de ver el mundo distinto y a través de los ojos del amor. Desde todos los puntos de vista esta serie supo superar las expectativas, deja un agrado que va desde las papilas gustativas hasta el corazón.

Instagram / Masterchef Italia

Esperamos en el futuro sigan siendo una pareja feliz, que puedan seguir haciendo esos platillos que tanto los unió y disfrutando de una vida plena.