Por Luis Aranguren
19 mayo, 2022

En medio de la filmación aprovechó el tiempo libre para comer, estaba alegre y quién no, comiendo delicioso.

Aunque muchos crean que el trabajo de ser modelo es algo fácil, queda claro que tiene sus sacrificios y estos se notan más cuando llega la hora de la comida. Como sabemos, tener y mantener esos cuerpos es algo que no solo se logra con ejercicios, sino también con una alimentación exacta para la figura que se desea.

Esto es algo por lo que seguramente ha pasado la modelo Gigi Hadid, experta en la pasarela y bueno, ha trabajado para Victoria’s Secret, bastante para su curriculum.

Backgrid

Pero en esta ocasión fue vista alejándose de eso, disfrutando de lo que parecía ser un maravilloso slice de pizza mientras estaba en su descanso de la filmación de un comercial para Maybelline en New York. Otra cosa de estas modelos en las pasarelas, es que las solemos ver muy serias, pero justo mientras comía, se le notaba en el rostro a Gigi Hadid que estaba muy feliz.

Vestida de azul de pies a cabeza, se le vio sentada sobre la maleta de un clásico taxi amarillo y con una mezcla bastante atrevida de prendas que incluía zapatos deportivos, una falda como los tutú de las bailarinas, un suéter con cordones y por último, un sobretodo.

Backgrid

Para la sesión estuvo muy fresca en todo momento, como siempre haciendo un gran trabajo cuando se trata de dar vida a una marca con su rostro y cuerpo.

Pero no cabe duda que a los fanáticos les gustó verla un poco más al natural, con el slice de pizza que a decir verdad, era bastante grande. Además, podía notarse que estaba disfrutando pues a diferencia de las imágenes para la marca Maybelline, en esa se le pudo ver una sonrisa que iba de oreja a oreja.

Christopher Peterson / Splash News Online

Aprovechando quizás las clásicas pizzas de New York, disfrutando de un sabor del que huya por su trabajo, quizás un momento más especial para ellas de lo que muchos nos podemos imaginar.

Backgrid

Esperemos que haya podido comerla toda y haya sido una sesión mucho más alegre gracias a ese delicioso trozo de pizza en New York, no cabe duda que ella transmite una gran naturalidad.