Por Antonio Rosselot
21 octubre, 2019

Al menos, no podríamos decir que la chica tiene una dieta pobre en lácteos…

Arron Whysall, un hombre de 27 años de Nottingham (Inglaterra), estaba en casa un día con su mujer y sus dos hijos, cuando decidió salir para arreglar un pequeño problema en la reja de su jardín. En la cocina, que colinda con el jardín, estaba su pequeña hija Olivia de tres años.

Whysall comenta que fueron literalmente 10 minutos de ausencia, pero fue el tiempo suficiente para que la pequeña Olivia hiciera de las suyas: durante el rato en que su padre estuvo fuera, ella abrió la nevera, sacó 18 envases de yogurt y se los comió todos de una sola sentada.

Kennedy News & Media

«Cuando encontré a Olivia con los 18 yogurts le pregunté: ‘¿Te comiste todos esos?’, y me contestó orgullosa que sí. Estaba muy contenta consigo misma y yo pensé, ‘Es justo’. Ni siquiera pensé en regañarla por el tema porque era demasiado chistoso. Estaba más sorprendido que cualquier otra cosa».

Arron Whysall a LADbible

Lo más fuerte de todo es que Olivia prácticamente nunca estuvo sin vigilancia. De hecho, Arron entraba cada cierto tiempo para revisar que su hija no estuviese en nada peligroso, ya que estaba viendo TV en la cocina. Oscar, su otro hijo, estaba jugando PlayStation en una sala contigua.

Kennedy News & Media

Cuando Oscar le dijo a su padre que Olivia estaba «comiendo un yogurt», éste le dijo que no se preocupara, porque sabía que Olivia, a sus tres años, era capaz de sacar un yogurt de la nevera y abrirlo por su cuenta. Pero cuando entró minutos después para ver que la pequeña no haya hecho nada, se encontró con que se había comido todos los yogurts disponibles.

«No son envases gigantes, pero la manera en que los sacó de la nevera, se los comió y después se sentó con la cuchara en la mano, como diciendo ‘Dame más’, fue demasiado divertido. Tuve que limpiarle la cara ya que estaba cubierta en yogurt. Después pensé, ‘¿Por qué no he hecho una foto de esto?’. La publiqué primero en Snapchat, pero mis amigos me dijeron que esto tenía que ir a Facebook y la cosa se disparó. No soy un gran usuario de Facebook, así que no esperaba mucho al respecto».

Arron Whysall a LADbible

Kennedy News & Media

Claramente, después de la risa vino la preocupación: los padres de Olivia no sabían si este exceso de yogurt afectaría el estómago de Olivia, pero no sólo no pasó eso, sino que la pequeña incluso se comió toda su porción en la cena de después.

Kennedy News & Media

Sea como sea, los padres de Olivia igual tuvieron que reponer el stock de yogurts… y probablemente dejarlos en la estantería más alta de la nevera.