Por Camilo Morales
30 noviembre, 2020

La defensa decía que el oficial de policía tenía una “carrera impecable”, mientras que de la parte demandante creían que “estaba usando su uniforme como tapadera”. Definitivamente, fue una “gracia” que le salió muy cara.

Un policía de la localidad de Wisbech, en Inglaterra, quiso pasarse de listo al momento de comprar una deliciosa caja de donuts marca Krispy Kreme. Pero, al parecer, su intento de engañar a los cajeros y al supermercado no sirvió de nada: fue despedido inmediatamente por su acto. 

La historia fue así. El 10 de febrero de este año, Simon Read, policía local, fue hasta el supermercado Tesco Extra portando su uniforme guiado por su hambre y antojos. Ahí compró una bandeja de doce donuts Krispy Kreme, zanahorias, un sandwich y una bebida.

PA

Según informa Lad Bible, fue en ese momento que el policía supuestamente no pudo pasar el código de barras de las donuts y pasó el de las zanahorias dos veces en su reemplazo. Algo que el mismo Read explicó como un “error honesto”, explicación que no pudo ayudarlo.

Tras una audiencia que se llevó a cabo en noviembre, se escuchó un audio en que desde el supermercado informaban que había un “policía sospechoso” y que estaban seguros que el policía “escaneó intencionalmente el código de barras incorrecto“.

PA

En esa ocasión, para el abogado Mark Ley-Morgan, Read era un policía “efectivamente robaba mientras vestía uniforme“, y que tuvo intencionalidad en su acto porque “estaba usando su uniforme como tapadera“.

Pero no tardó en llegar la defensa de Read, quien dijo que éste oficial de policía tenía una “carrera impecable“, ya que había trabajado en la vigilancia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando visitó Inglaterra, por lo que había que dudar si es que lo había hecho realmente con intención. La abogada Carolina Brecken, parte de la defensa del policía preguntó al tribunal “¿quién sospecharía de un oficial de policía?“.

PA

Finalmente el policía no tuvo suerte y el tribunal concluyó que violó los estándares profesionales, por lo que fue despedido por falta grave. El tribunal dijo que las acciones de Read eran “incompatibles con su papel como oficial de policía. Al oficial le salió cara la “gracia” y quedó de patitas en la calle.