Por Lucas Rodríguez
23 julio, 2019

El controversial chef destacó esta carne en un viaje a Perú, donde es un plato común y muy valorado. Pero los estadounidenses aún ven a los cuys solo como mascotas.

La televisión ha dado origen a muchísimos personajes extraños. El cruzar algunos rubros que ya son atractivos de por sí mismos, como la cocina, con el potencial ilimitado de atención que ofrece la televisión y el resto de los medios similares, ha dado origen a personajes que se han convertido en una especia de superestrellas de sus rubros. Dentro de la cocina llevada a la televisión, Anthony Bourdain será siempre el dios, pero solo un par de peldaños más abajo está un divertido y algo controversial chef británico cuyo nombre ya es casi tan conocido como el de Bourdain: Gordon Ramsay. 

Su alcance de nombre con el villano más sádico y diabólico de Game of Thrones no es lo único que destaca de este personaje. Su programa donde entrena chefs se volvió famoso por los ataques de ira y explosiones de temperamento de Gordon, tanto o incluso más que por los platos que presentaba.

Roy Rochlin / Getty Images

A estas alturas ya no sabemos cuánto de lo que hace Gordon Ramsay es jugar con el papel que él mismo se creó, pero el chef parece ser totalmente incapaz de no llamar la atención y causar controversia. Su más reciente episodio vino en su programa de NatGeo Gordon Ramsay: Uncharted. Según el Telegraph, Ramsay declaró su amor por una carne muy especial. Tan especial, que ni siquiera está dentro del menú en muchísimas partes del mundo. 

Estamos hablando de la carne de cuy. Si no recuerdas cuales son los cuy, te dejamos una tierna foto de uno para que refresques tu memoria.

Alptraum / Getty Images

Estos pequeños animalitos endémicos de América del sur, son parte del menú en Perú y otros países cercanos desde hace muchísimo tiempo. Eran parte de la dieta de los pueblos originarios, además de una carne muy apetecida por los incas. Sin embargo, en países como Estados Unidos o gran parte de Europa, son vistos como mascotas. Solo pensar en llevar una de esas ternuras a la hoya o la parrilla puede romper el corazón de cualquier persona. 

Por suerte, Gordon no es cualquier persona ni tampoco tiene corazón.

Ethan Miller

Describiéndola como “una exquisitez” y “similar a los lechones”, el chef fue rápido para señalar que no podría servir cuyes en sus restaurantes de los Estados Unidos. Sin embargo, invitó a todos sus seguidores a probarlo si es que alguna vez visitaban Perú. 

Globalp / Getty Images

Solo podemos concluir que a veces las cosas más tiernas, pueden ser las más sabrosas. Dios mío, qué horror.