Por Pilar Navarro
3 enero, 2018

“Eres una maldita broma”.

En este punto de nuestras vidas, todos sabemos que Gordon Ramsay es una persona especial. Tiene un lado amable y tierno que lo lleva a preocuparse de los más necesitados y al mismo tiempo tiene un temperamento bastante intenso que, en general, provoca que no pueda parar de decir groserías cada vez que se encuentra con un plato aberrante. Pero, si somos honestos, todo esto es parte de su encanto pues nos permite darnos cuentas que es una persona muy real y honesta y que prefiere mostrarse tal y como es en vez de usar caretas.

Es por eso que no nos sorprende anunciar que Gordon Ramsay nuevamente perdió toda la compostura cuando uno de los chefs de su show, Hotel Hell, le sirvió algo aberrante:

Fox

Un huevo mollet, también conocido como huevo a la copa, extremadamente crudo.

Si bien los huevos mollet van a gusto de quien los come, está de más decir que comerlo extremadamente crudo no es delicioso… ni bueno para la salud.

Esta fue la reacción inmediata de Ramsey:

Fox

“¿Realmente está pasando esto? Ni siquiera puede cocinar un maldito huevo”.

Obviamente estaba muy enojado… así que comenzó a bromear:

“Esta maldita cosa aún tiene las plumas puestas”.

Pero pronto las bromas dieron paso a los golpes sobre la mesa…

Y bueno, los cabezazos contra la mesa.

Claramente Ramsay tenía que decirle al chef lo que pensaba, y aunque fue muy rudo, supongo que le servirá para aprender la dura lección del mundo de la cocina: los huevos mollet deben ser cocinados a su punto justo.

Fox

“Eres una maldita broma, me asquea tu desempeño”.

Moraleja: revisa muy bien el truco número 28 de esta guía. No lo parece, pero saber cocer un huevo a la perfección es muy importante.