Por Pamela Silva
31 enero, 2019

Un millón de antojos de pizza he tenido en mi vida, ninguno me ha retribuido ni con medio centavo 😤😤😤

Señoras y señores, la pizza es una bendiciones de los dioses. Lo he dicho toda mi vida, desde que mi mamá me hizo comer pizza por primera vez y descubrí que es el alimento más maravilloso que existe en este planeta, pero ahora tengo razones de peso para argumentar que efectivamente es un alimento bendito.

Y no, no es que porque sea más saludable comer pizza que desayunar un bowl de cereales con leches (no lo digo yo, lo dice la ciencia).

Sino que porque un antojo de pizza puede llevarte directo a una premio millonario de 350.000 dólares, con los que claramente podrás comerte toda la pizza que quieras.

videoblocks

Bueno, posiblemente no todos (y por no todos me refiero a ninguno de nosotros) tendrá la suerte de Steven Allen de Wisconsin, Estados Unidos.

Porque Steven tuvo un antojo de pizza un día, decidió hacerle caso a su estómago y de paso a su pizzería favorita pasó por un festival de comida donde jugó a la lotería y ganó 350.000 dólares.

«Tuve un deseo por la pizza de Rocky Rococo y decidí ir allí. En el camino, me detuve en Festival Foods. No hice ninguna compra y en lugar de eso fui a la máquina [de lotería] para comprar boletos para rascar y raspar».

-Steve Allen a la Loteria de Wisconsin.

wikipedia commons

Steve escogió los números 17-18-20-26-27-31 solo porque sí, no tenían ningún significado importante tras ellos.

Días después, el 23 de enero, revisó los resultados en línea del sorteo y descubrió que había ganado.

«Vi 17, 18 y 20 y los números siguieron coincidiendo. Me sorprendió haber ganado e hice una doble toma. Revisé los números una y otra vez. Todavía no se ha hundido, incluso ahora, que gané. No lo podía creer».

-Steve Allen a la Loteria de Wisconsin.

Steve está retirado desde 2012 y este dinero le viene como anillo al dedo, porque llevaba harto tiempo dependiendo un poco de su familia en términos económicos y esto lo liberara de esa necesidad.

Tastemade

Además, nos recuerda a todos que la pizza es bendita y que cada vez que tengamos un antojo, hay que correr a satisfacerlo.