Por Luis Aranguren
14 agosto, 2020

El “Índice Big Mac” fue creado en 1986 y mide la cantidad que puedes comprar con el sueldo en cada país. Así se comparan unos con otros.

Quién se imaginaría que una hamburguesa lograra trascender a niveles en los que sería clave para la economía de cada país. Pues McDonald’s lo logró, gracias a su increíble y adorada Big Mac que es consumida en todo el mundo.

Este método fue inventado por la revista The Economist en 1968 y sirve para comparar cuántas se pueden comprar con el sueldo de cada país.

McDonald’s

Esto gracias a su sistema de fabricación, pues todas las hamburguesas de McDonald’s son fabricadas exactamente igual en todo el mundo. Para poder usar este índice, se compara el costo de una Big Mac en precio local y se compara al costo de los dólares americanos.

Si el precio en Estados Unidos es menor con respecto al país, esto implica una infravaloración de la moneda local, lo que se traduce a inflación.

McDonald’s

Economipedia explica con un ejemplo de 2016 como funciona esta medida: “Se toma como referencia el índice Big Mac del 2016, en el que el coste del Big Mac en Estados Unidos es de 4,93 dólares y en la eurozona su coste es de 3,72 euros. Convirtiendo el Big Mac en euros a dólares al tipo de cambio oficial del momento (1 euro = 1,075 dólares) resulta que un Big Mac en Europa vale 4 dólares. Es decir, el Big Mac es más barato en Europa”.

Es impresionante la forma en la que una hamburguesa nos ayuda a medir como la economía se maneja en el mundo.

Muchos pensarán que ir a comprar una Big Mac es algo simple y sin importancia, pero no, porque esto ayuda a medir la forma en la que se mueve la economía de tu país. Si bien la intención de este índice fue evaluar la creación de un poder adquisitivo igual en todo el mundo, por ahora es solo un método comparativo.

McDonald’s

Cuando hablamos de necesidades, alimentación y otros factores, la cultura influye en estos márgenes para poder ser medida.

Esto es lo que facilita el índice Big Mac, da una apreciación clara además de cuántas hamburguesas se pueden obtener con el sueldo. De este modo se crea una comparación del poder adquisitivo entre países.

McDonald’s

Esto quiere decir que quién más capacidad tenga de comprar Big Macs con su salario, tendrá mayor capacidad de adquirir bienes y servicios. Este índice se ha convertido en un estándar global para conocer el comportamiento económico de los países.

Una hamburguesa que no solo nos ha llenado la panza durante años, también le ha mostrado al mundo cómo se mueve el dinero.