Por Camilo Fernández
14 agosto, 2018

Cada persona que lo intenta, es como si se hubiera revelado el paraíso.

Dos mil años de progreso y recién nos dimos cuenta de que hemos estado usando mal el abrelatas durante todo este tiempo. Tal vez por lo mismo usarlo siempre ha sido un suplicio. Las manos terminan adoloridas, el líquido desparramado por todas partes y hasta algunos pequeños cortes accidentales.

Pixabay

Un tuit alertó que lo que creíamos el uso correcto, en realidad era la forma más difícil de abrir una lata.

En vez de poner la cierra en la parte superior y así abrir la tapa como si fuera un clásico recipiente, la parte que corta debiera ponerse al borde de la lata y ahí girar la manivela mirando hacia afuera.

No por arriba, sino que por el lado.

Esto, ahora, hace mucho sentido.

Primero porque si uno corta la tapa desde arriba, siempre ha sido incomodo tirar por completo la parte de metal. Uno tiene que ensuciarse las manos y hasta sufres cortes. No tienen ninguna lógica.

Instagram @michelleruch.pamperedchef

Y segundo, como ahora queda revelado, todas las latas han sido diseñadas para que la tapa sea cortada por el borde. Solo que recién nuestras mentes limitadas se dieron cuenta.

Abriendo la lata por el lado parece una operación quirúrgica de lo fácil y preciso que sale. Ahora es tan obvio, y nos hace sentir tan tontos.

Siempre es momento para aprender algo nuevo. Y usarlo de la forma correcta.