Por Gabriela Medina
24 agosto, 2017

La textura fue genial pero el sabor depende de cómo te guste la tostada francesa.

Las tostadas francesas no fue precisamente un desayuno con el crecí, hasta puedo decir que son bastante exóticas para mi, pero una vez en unas vacaciones en la playa cuando era niña, en el hotel donde me hospedaba con mi familia todos los días había tostadas francesas en la mañana y fue ahí cuando las probé por primera vez, eso es lo maravilloso de viajar. Las amé con locura, no tenía mucha idea de qué tenía pero sabía que me gustaba más que mi tostada de mantequilla corriente creo que desde esa vez nunca las comí más.  No eran tan comunes y nunca más las encontré, hasta ahora.

“Tostadas francesas para mi”

Cuando estaba buscando la nueva receta para hacer, me topé con esta curiosa versión de las tostadas francesas de Nigella.  Aquí la receta y mi experiencia.

Ingredientes

– 2 huevos.
– 1/2 taza de leche entera.
– 4 cucharaditas de extracto de vainilla.
– 4 rebanadas de un pequeño pan blanco o 2 rebanadas de un pan blanco grande, cada rebanada grande cortada por la mitad.
Mantequilla.
Aceite para freír.
– 1/4 taza de azúcar.

“Vamos a hacer esto”.

Seguí las instrucciones que no son nada complicadas, mezclé la leche con los huevos y la vainilla en un bol, pero no usé leche completa porque tenía era descremada en la casa.

Gabriela Medina/Upsocl

Luego coloqué las rebanadas de pan en el bol, para que absorbieran la mezcla de huevos y leche por 5 minutos. Recomiendo si usas un pan de bolsa juntar dos rebanadas para que no se te partan en cuando la saques del líquido, si tienes un pan de panadería sin rebanar cuando lo piques que esté bien grueso.

Gabriela Medina/Upsocl

Luego, calenté la sartén con aceite y mantequilla, como dice Nigella, y empecé a freír el pan que retiré de la mezcla. Debo decir que lo freí sin problemas y quedó muy bonito el dorado, finalmente tome un plato donde coloqué el azúcar y puse las tostadas para que se empaparan de dulce.

Estaba muy emocionada de probar de nuevo las tostadas francesas, pero para mi sorpresa no fueron tan buenas como las del hotel, fueron fáciles de hacer y la textura estaba muy buena pero no tenían un sabor ni remotamente parecido.

Creo que es porque Nigella usa el azúcar por encima de la tostada y no en la mezcla. También el usar leche descremada, creo que alteró el sabor. Bueno, pero en general estuvo mejor que cualquier otro desayuno que haya preparado en la semana.

Lo seguiré intentando y nos veremos hasta la próxima receta.