Por Florencia Lara
18 enero, 2022

Verginio Moretti se vio incapacitado de poder atender su local de frutas y verduras, ya que debía ir a cosechar constantemente. Por lo mismo, decidió que las mismas personas se atendieran a sí mismas y dejaran el dinero en la caja del lugar.

No es novedad escuchar en las noticias que hubo un asalto, un robo o una estafa. Las personas, dia tras día, cada vez acostumbran a escuchar sobre actos delictuales, perdiendo fe en la humanidad. Pero, Verginio Moretti quiso apostar por la bondad de la gente, abriendo una tienda de autoservicio.

Vergenio Moretti

Verginio Moretti lleva más de 20 años cosechando frutas y verduras en una zona rural de Brasil. El hombre, durante todo ese tiempo, ha tenido una pequeña tienda de alimentos orgánicos, la cual él mismo atendía. Pero, debido a la pandemia, el trabajo se multiplicó por la alta demanda y ya no podía estar en ambos lugares a la vez.

A pesar de que al agricultor cada vez le iba mejor y subía sus ventas, aun así no le alcanzaba el dinero para contratar a alguien en su tienda. Los sueldos son altos. Pero, tampoco podía seguir cerrando por ir a cosechar, ya que perdía importantes ventas.

“A veces, la tienda estaba cerrada, sin nadie a quien acudir, y como contratar a un empleado genera un costo muy alto, decidí abrir sin un asistente. En mis viajes, vi tiendas así que funcionaban, y siempre quise abrir una como esta”

Verginio Moretti a Razoes para Acreditar.

El hombre, debido a la falta de dinero y al poco tiempo que tenía, decidió dar un vuelco a su tienda: Ahora sería de auto servicio y las personas debían atenderse a sí mismas y realizar el pago por sí mismos.

Vergenio Moretti

Claramente, la decisión de Moretti supuso un riesgo bastante grande, ya que sabia la posibilidad de que personas acudieran a su local y se llevaran los alimentos sin pagar por ellos. Aún así, el hombre decidió confiar en la humanidad, y darle la oportunidad de demostrar que la delincuencia no le gana a los buenos modales.

Vergenio Moretti

Los lugareños han aplaudido la iniciativa de Moretti, destacando por su originalidad y por actuar de buena fe. Hasta ahora, la tienda del agricultor ha funcionado sin supervisor y el negocio crece cada día más.