Por Antonio Rosselot
13 noviembre, 2020

Rodolfo Jiménez (Villahermosa, Tabasco) y su familia han sufrido dos inundaciones en tres meses, pero él decidió bracear y patear por las calles anegadas para entregar su delicioso producto a los vecinos. Eso sí, debe ser cuidadoso con los lagartos que llegaron al barrio…

Las fuertes lluvias e inundaciones que han afectado principalmente a los estados de Tabasco, Chiapas y Veracruz (México) han dejado a muchas familias sin hogar y algunos lamentables fallecimientos, pero también nos han traído historias de esfuerzo e inspiración.

El Universal

Ya les mostramos al hombre que salvó a su perrita del agua llevándola en brazos como un bebé, y ahora es el turno de hablarles de Rodolfo Jiménez, un hombre oriundo de Villahermosa (Tabasco), que supo hacerle frente a las adversidades de una manera muy particular.

Rodolfo, su esposa Guadalupe Magaña y su hijo de 15 años tienen un negocio familiar en donde preparan y entregan pizzas caseras a los vecinos de su colonia. Pero los últimos tres meses han sido de temer para ellos, con dos inundaciones —causadas por los huracanes Delta y Eta— que les impidieron seguir trabajando regularmente.

“Un amigo nos enseñó a hacer las pizzas, empezamos hace como tres meses, pero pasó la primera inundación y dejamos de vender. Estábamos apenas empezando otra vez y nos volvimos a inundar”.

—Rodolfo Jiménez a Cultura Colectiva News

Rodolfo Jiménez

En entrevista con Cultura Colectiva News, Guadalupe comentó que esta última inundación los dejó totalmente incomunicados, por lo que tuvieron que extremar sus recursos para mantener el negocio a flote, literalmente.

Y así fue como Rodolfo salió a las calles anegadas de su colonia con una cubeta flotante llena de pizzas, para hacer los repartos a domicilio. ¿Y cómo se movió? Nadando, ya que es el único de la familia que sabe hacerlo.

En una de sus entregas, un vecino hizo algunas fotos en las que se puede ver a Rodolfo en medio de la enorme poza que cubre la calzada, entregando sus pizzas transportadas en la cubeta. Él, en tanto, sonríe a la cámara como si la situación fuese de lo más normal.

FB: Barbas a Remojar

El agua no significó un obstáculo para Rodolfo, que tiene un sentido del trabajo realmente valioso. Efectivamente debió luchar contra la marea para entregar sus pizzas, pero su noble labor ya está siendo reconocida y le están llegando cada vez más pedidos.

“Los vecinos han sido muy pacientes, ellos entienden que las entregas tardan. Ellos no pueden bajar a comprar sus alimentos por la inundación, entonces mi esposo reparte nadando en el día”.

—Guadalupe Magaña, esposa de Rodolfo, a Cultura Colectiva News—

FB: Barbas a Remojar

Pero hay otro factor que hace que la labor de Rodolfo sea aún más heroica, y es que las autoridades reportaron la presencia de lagartos en su colonia. Por lo mismo, los vecinos que están en altura le iban avisando de cualquier movimiento sospechoso en el agua y procuraban que no estuviese tanto tiempo seguido nadando.

Esperamos que las pizzas de don Rodolfo tengan aún más popularidad después de viralizarse su historia, y vaya que prometen: la de champiñones es la más pedida por los clientes, junto con la mexicana —que lleva carne molida, morrón, chorizo y jalapeño—.

FB: Barbas a Remojar

También esperamos que los lagartos no se las coman… y bueno, a él tampoco.