Por Catalina Maldonado
1 diciembre, 2020

En un solidario gesto en tiempos de crisis, el hombre pidió la cuenta y si bien solo consumió una bebida de $7 dólares, dejó una enorme propina para repartir entre todos los empleados.

Los tiempos son difíciles y es que la pandemia por coronavirus no solo nos ha afectado en el área de la salud, sino que también ha entrado a perjudicar otros ámbitos de la vida como el económico. Cientos de negocios han tenido que cerrar por el confinamiento y recuperase de esos meses sin venta es un tema complicado.

Sin embargo, y a pesar de que estamos todos en la misma posición, aquellos que tienen más se han puesto la mano en el corazón para ayudar a otros. Así mismo lo hizo un cliente de un restaurante, quien dejó una enorme propina como forma de solidarizar. 

Brendan Ring es el propietario del club de jazz y restaurante Nighttown, con sede en Cleveland, Estados Unidos, y fue él mismo quien compartió el gran gesto que un cliente anónimo tuvo en su local, ya que dejó una suma no menor de $3,000 como propina. 

Facebook Nighttown

A través de su cuenta de Facebook, Ring compartió que un hombre desconocido había llegado justo antes de la hora de cierre y pidió una sola cerveza. Al pagar la factura, le pidió al propietario que compartiera la propina entre los camareros. 

Y claro, para su sorpresa se dio cuenta que si bien su cerveza solo había costado $7 dólares, había dejado una propina de más de $3000 dólares. 

Facebook

“Cuando salió, miré la propina y me di cuenta de que dejó una enorme propina de $ 3,000 en una sola compra de cerveza ”, dijo en Facebook. “Corrí tras él y me dijo que no te equivoques, ¡te veremos cuando vuelvas a abrir! Increíble pero simbólico del tipo de gente de calidad que hemos conocido en Nighttown todos estos años ”, dijo Ring.

Facebook Brendan Ring

Finalmente en la misma publicación, Ring terminó por decir que si bien, no publicaría el nombre de la persona tan generosa, “todos mis camareros y yo estamos humildemente agradecidos por este gesto increíblemente amable y grandioso”, agregó.

A pesar de que el COVID-19 no ha sido lo mejor para su restaurante, estos gestos tan grandes y generosos le hacen volver a creer en un futuro mejor.

¡Felicitamos al hombre anónimo!