Por Lucas Rodríguez
27 agosto, 2021

Luego de que Paulo saliera de la ruina gracias a una colecta solidaria, decidió que él mismo se dedicaría a ayudar. Su amplio restaurante regresó con una tarde en la que sirvió comida a quienes no tienen con qué ni dónde prepararla.

Cuando una persona cae en una desgracia tan grande como lo puede ser perder su fuente de trabajo, es de la ayuda y bondad de los desconocidos de quien debe depender. Por supuesto que nuestra familia y amigos son quienes primero podrían darnos una mano, pero a veces necesitamos recurrir a personas que no conocemos para conseguir el apoyo suficiente con el que salir de este agujero y ponernos en pie. 

@voaa_vaquinhadorazoes

Así le ocurrió a Paulo Roberto Moreira Leite, un hombre de Brasil, que cuando se vio al borde de la quiebra recurrió a una colecta solidaria organizada por Razoes para Acreditar.

@voaa_vaquinhadorazoes

Con los más de 10 mil dólares que se reunieron, Paulo pudo pagar sus deudas, arreglar su restaurante y volver a abrir. Pero algo inesperado ocurrió mientras se encontraba haciendo esto: se dio cuenta que sentía la necesidad de reponer la ayuda que había recibido. 

@voaa_vaquinhadorazoes

Fue así como en lugar de hacer una gran reapertura para sus clientes, decidió volver a abrir para ayudar a las personas que como él, necesitaban de algo de ayuda. Estas fueron las personas sin hogar que vivían en su barrio y los alrededores, así como todos quienes hubieran caído en desgracia durante la pandemia. 

@voaa_vaquinhadorazoes

El gran tamaño de su establecimiento le dio la capacidad para reunir a por lo menos 700 personas. Esto es muchísima comida, pero por una buena causa, él y sus empleados no tendrán problemas para prepararla. Después de todo, es gracias a la caridad que él mismo se encuentra en la posición de dar ayuda a los más necesitados. 

@voaa_vaquinhadorazoes

En un breve video que subió a sus redes sociales, y que subsecuentemente, fue compartido por la popular cuenta de Razoes, Paulo explicó la modalidad de la nueva apertura de su restaurante: 

“Mi restaurante tiene las puertas abiertas. Hoy, no se negociará nada en valor. Todo será gratis hasta las cinco de la tarde. Para toda la gente que vive en la calle, gente que recolecta cartones, que no pueden ir al supermercado a comprar algo para comer, que piden dinero en el semáforo, que venden caramelos en el semáforo”

–Paulo Roberto Moreira Leite en el Instagram de Razoes para Acreditar

@voaa_vaquinhadorazoes

Paulo es una persona realmente admirable: no solo se dejó ayudar, sino que también decidió que la manera en la que estas cosas funcionan, es que sí hoy yo necesito ayuda, mañana la devolveré.