Por Lucas Rodríguez
26 marzo, 2021

Gernival Siqueira da Silva de 67 años, se levanta todos los días a las 6 de la mañana y se sube a su bicicleta. Todo comenzó cuando se mudó a un nuevo barrio y notó la cantidad de personas y animales que vivían en las calles.

Una de los balances más complicados a hacer en la vida, es trabajar y sacrificarnos por nuestra propia carrera, así como también, por nuestros seres queridos, sin que eso implique que nos alejemos completamente de nuestra comunidad. Las personas hemos llegado a este punto de nuestra historia gracias al trabajo en equipo y la colaboración, por lo que no podemos olvidar que esto es lo que nos define como especie.

Así mismo, nuestra relación positiva con las mascotas también significó enormes ventajas en los primeros años de nuestra especie, relación que hoy se mantiene: quién puede negar que la compañía fiel de un perrito es algo completamente invaluable.

Facebook: Michele Krachinski

Por esto es que las historias de personas que decidieron ocupar el tiempo extra de su vida en darle una mano a los que la necesitan, siempre van a ser tan valoradas por nosotros. La historia de Gernival Siqueira da Silva, un hombre de Praia Grande, Brasil, es una realmente emocionante. 

A sus 67 años, Gernival ya debería estar planeando su retiro. Una existencia apacible luego de una vida de trabajo es lo que le corresponde vivir. Pero él no se ha dado por terminado…

Facebook: Michele Krachinski

En una simple bicicleta equipada con un carrito, Gernival sale todos los días a regalar platos de comida casera a las personas que viven en la calle. Así mismo, si encuentra mascotas viviendo en las calles, con las costillas enseñadas en sus pechos debido a la mala alimentación, el anciano también está preparado. Ya se ha convertido en alguien famosos de su barrio, todo gracias a la necesidad incontrolable que tenía de ocupar la energía que aun le queda a sus 67 años en devolverle la mano a su comunidad. 

Facebook: Michele Krachinski

La fama de Gernival se ha extendido hasta más allá de su cuadra, por lo que una inmobiliaria llamada Michele Krachinski, le preguntó si podían seguirlo y hacer una sesión de fotos de sus mañanas. De esto nació una colaboración que fue publicada en el Facebook de ellos.

“Este es el Sr. Siqueira, sin pedir nada a cambio , todos los días a las 6 de la mañana está en la calle con su bicicleta repartiendo comida a los indigentes y pienso para sus perros, hace más de un año que le veo hacerlo todos los días, entonces le paré y le pedí si podía fotografiar y hacer un post para conseguir ayuda con donaciones. Él se avergonzó de permitirlo, entonces sigue el contacto del Sr. Siqueira contacto para cualquier tipo de donación, ya sea de alimentos, piensos, o dinero. Felicitaciones Sr. Siqueira por su actitud, renovó mi fe en los seres humanos: no todos están perdidos.”

–Michele Krachinski por Facebook

Facebook: Michele Krachinski

Una persona ejemplar, sin lugar a dudas.