Por Florencia Lara
16 febrero, 2022

Curtis estaba triste luego de que su grupo de amigos se mudara a otra ciudad y su esposa le suplicó que creara nuevos lazos con otras personas para no caer en depresión. No dudó en ofrecer sus dotes culinarios.

Hacer amigos nunca es una tarea fácil, sobre todo cuando ya se está en la etapa adulta de la vida. Es por eso que Curtis ideó un plan para conocer nuevas personas y organizó una comida en su calle, de manera gratuita.

Annika Hom

Solo bastan cinco minutos de conversación o tres minutos jugando juntos para que los niños pequeños se hagan amigos entre sí. Pero, en el mundo de los adultos, conseguir con quien pasar el rato es más difícil de lo que parece. Es por eso que cuando todos los amigos de Curtis Kimball, un hombre de San Francisco, Estados Unidos, se fueron a vivir a otra ciudad, el sujeto se quedó con una profunda tristeza.

Un día al ver a Curtis desanimado y sin ganas de salir de casa, su esposa le sugirió que ya era hora de buscar nuevos amigos para poder llenar el vacío que dejaron aquellos que se fueron. Curtis lo consideró una buena idea. pero no sabía cómo acercarse a la gente.

Annika Hom

Una tarde vino una idea a la cabeza del hombre: Cocinar panqueques en la calle, repartirlos gratis a la gente y así conocer nuevos amigos. Curtis diseño un folleto con la información del evento y los pegó en cada poste de luz de la zona donde vivía. Estaba nervioso de que nadie llegara.“No sabían qué esperar, pero esperaba que fuera maravilloso. Y por eso, realmente lo fue”, dijo Kimball en Twitter.

Annika Hom

Primero llegaron los vecinos de la casa contigua a la del hombre. Luego la pareja que vivía a media cuadra de Curtis. Finalmente ya eran 75 personas comiendo panqueques en la calle, conversando, disfrutando y conociendo entre todos.

“San Francisco no está bien. No puedo hacer mucho para resolver los problemas aquí, pero puedo hacer panqueques (…) Los vecinos se alinearon para comer los panqueques y terminaron interactuando entre sí”.

Curtis Kimball en Twitter.

Annika Hom

Hoy Curtis y su esposa no solo tienen nuevos amigos gracias a la genial idea del hombre, sino que también ya se encuentran preparando el próximo evento de panqueques para reunir nuevamente a la comunidad que crearon.