Por Lucas Rodríguez
31 julio, 2019

Sufría de crisis de deshidratación debido a que ya no sentía la necesidad de beber líquidos. No había perdido su amor por los dulces, así estas gomitas 90% agua y de colorantes orgánicos fueron la solución.

Nuestros abuelos son para la gran mayoría de las personas, los parientes que más van a llegar a querer en sus vidas. Puede que nuestros padres sean quienes nos críen, formen y eduquen, pero nuestros abuelos son los que estarán siempre ahí para darnos cariño y calor, sin importar que lo necesitemos o no. Pero esto carga con un lado oscuro: debido a su edad, tarde o temprano los veremos deteriorase, perder su memoria e incluso, dejar de reconocernos. El tiempo pasa de todas maneras para todos, sin importar qué tan buenos hayan sido en sus años de vida. 

La demencia senil es una de las cosas que más cuesta ver y aceptar. Ver cómo el cerebro de nuestros seres queridos comienza a perder su conexión con la realidad, muchas veces poniendo en peligro la integridad de los ancianos, es tan triste como peligroso.

Alzheimer’s Society

Así fue como le ocurrió a Lewis, quien se adjudicó el cuidado de su abuela Pat, una mujer de ya avanzada edad y que sufre de un deteriorante caso de demencia senil. Lo más peligroso de su caso, es que su enfermedad ha vuelto muy difícil que mantenga su cuota de consumo de agua. La señora ya ha sufrido un par de episodios muy peligrosos de deshidratación. 

Pat ya no recuerda que debe tomar agua durante su día. Su demencia complica la conexión entre la necesidad de su cuerpo y el impulso de buscar agua, lo que vuelve solo una cuestión de tiempo antes que tenga otro episodio. Por suerte para ella, su nieto no solo es atento, sino que también muy creativo.

Facebook: Jelly Drops

En vez de forzar a su abuela a tomar agua o algún otro método similarmente violento, Lewis observó que una de las cosas que su abuela no había perdido, era su gusto por los dulces. Decidiendo que acá estaba la solución, este nieto ejemplar se puso manos a la obra para combinar lo que su abuela disfrutaba de hacer y lo que era necesario que hiciera. 

Así fue como dio con unas gomitas de colores que son 90% agua (el resto de los componentes son jaleas y colorantes orgánicos), los que ofrece a su abuela como si fueran dulces. De esta manera logra que ella se hidrate, al mismo tiempo que le da un bocado de las cosas que más le gustan en el mundo: los dulces.

Facebook: Jelly Drops

Su invento fue rápidamente tomado por las redes sociales y el público desde su Facebook. Lewis ya ha ganado premios por su invento. Sin embargo, el mayor premio ya lo ganó: cuidar de la salud de su abuela.