Por Camilo Morales
10 febrero, 2021

“La pluma de pollo contiene proteínas y si podemos servir esta proteína a otros en el mundo (…) ayudará a reducir el desperdicio”, dijo Sorawut Kittibanthorn.

La humanidad está en un punto en que diariamente se buscan formas para generar impactos no tan invasivos hacia el planeta a la hora de producir materiales, consumir energía y alimentos. Por esa razón, existe una importante cantidad de personas que, con los años, se han convertido en vegetarianos o veganos. 

Una de esas personas que se han cuestionado las formas en que la industria genera desechos es el investigador tailandés Sorawut Kittibanthorn, de 30 años, quien descubrió que las empresas e industrias de alimentos contaminaban con las plumas que sacaban de los pollos.

Reuters

A Kittibanthorn se le ocurrió la idea de aprovechar esos desechos, que según él se elevan hasta 2,3 millones de toneladas anuales en Europa, y transformar esas plumas en algo útil, como por ejemplo un alimento que pudiera ser rico en proteínas y que pudiera ser comestible para los humanos.

Según detalló el investigador a Reuters, “la pluma de pollo contiene proteínas y si podemos servir esta proteína a otros en el mundo (…) ayudará a reducir el desperdicio“. Así, además de entregarle otro destino a esas plumas, contaminando menos el planeta, también estaría sirviendo para alimentar a las personas.

Reuters

Eso sí, el camino es largo. Según contó el joven, el proyecto todavía tiene que pasar por fases de investigación y de aprobación. Con ello Kittibanthorn tiene como objetivo que se genere una gastronomía más ética, a pesar de que no correspondería a un plato vegano ni vegetariano.

Planeo acercarme primero a los restaurantes de desperdicio cero porque, aunque estos platos están hechos con desperdicios de aves de corral, todavía es un subproducto de los animales“, especificó.

Reuters

El proyecto ha contado con el apoyo de distintos especialistas. Uno de ellos es el profesor de ciencias de los alimentos en la Universidad de Kasesart, en Tailandia, Hathairat Rimkeeree, quien dijo a Reuters que el estudio “tiene el potencial de convertirse en una fuente alternativa de alimentos en el futuro“.

Dentro de los prototipos presentados por Kittibanthorn se encuentran los nuggets y un sustituto para la carne, el cual tiene el aspecto de un bistec.