Por Lucas Rodríguez
12 febrero, 2021

Familias de Pau, Francia, han sido noticia por su bella acción para ayudar a quienes han tenido que soportar la cuarentena a solas. Combaten su soledad.

Apenas nos dijeron a todos que tendríamos que irnos a casa, empezar a trabajar desde allá y hacernos a la idea de que el mundo exterior era peligroso debido al COVID-19, todos nos colgamos de una sola palabra: vacuna. Saber que los científicos más capaces del mundo estaban trabajando contra el tiempo y los recursos para entregarnos la capacidad de inmunizarnos a este peligroso y molesto virus, era lo que nos servía para calmar un poco la ansiedad. 

Unsplash – Imagen Referencial

Ahora que las vacunas ya llegaron, y los esfuerzos por administrarlas se están llevando a cabo por todas partes, ya comenzamos a mirar al COVID-19 en el espejo retrovisor.

Desgraciadamente, para las consecuencias que ocasionaron las brutales cuarentenas que se asumieron en algunos países, no existe vacuna ni solución fácil alguna. Incluso si dejamos de lado todas las personas que perdieron sus negocios, y con ello, lo que los sustentaba en su día a día, debemos lidiar con las crisis de salud mental que tener que vivir con el pánico a un virus, así como la incapacidad para ver a nuestros seres queridos, ocasionó en las personas. 

Unsplash – Imagen Referencial

Este es un problema que tendrá repercusiones al largo plazo. Por el momento, hay iniciativas pequeñas y simples que pueden ser llevadas a cabo.

La ciudad de Pau, en Francia, está poniendo de su parte en este sentido. Hace poco hicieron noticia debido a una bella iniciativa de sus familias, impulsada a darle un alivio a los estudiantes que tuvieron que pasar la pandemia solos, muchos de ellos viviendo en solo un cuarto. 

Asociación La Shuttle Pau

La iniciativa consistía en contactar familias con estudiantes, cosa de que los invitaran a almorzar a sus comidas de los domingos:

“Las comidas comenzaron la semana pasada, con dos estudiantes africanos invitados a una familia de la zona de Pau.El pasado fin de semana se organizaron cuatro comidas compartidas. Cada vez, llamo a las familias y a los estudiantes y todo salió bien, a menudo incluso se mantienen en contacto. Les hace mucho bien salir y conocer gente nueva. La mayoría llegó en septiembre, hace cinco meses que lograron establecer contacto con sus familias.”

–Gilles Cabel de la asociación de estudiantes La Navette, para 20 Minutes Francia

Unsplash – Imagen Referencial

Es una muy bella iniciativa. Simple, pero que quizás también consigue crear lazos entre personas, que durarán por muchísimo más tiempo que la misma pandemia.