Por Antonio Rosselot
1 octubre, 2020

A sus 24 años, el chef Gabriel Bernardes da Lima (Brasil) ya tiene su propia empresa de “brigadeiros” (trufas de chocolate) y comparte diversas recetas en sus redes. Su tremendo carisma y sentido del humor le han valido mucho reconocimiento, lo que se refleja en sus casi 130 mil seguidores en Instagram.

Este es un claro ejemplo de que no importa qué bolas curvas te lance la vida, siempre vas a encontrar la manera de batearlas lo más lejos posible.

Gabriel Bernardes de Lima (Sao Paulo, Brasil) tiene 24 años y síndrome de Down, lo que no ha sido impedimento alguno para que triunfe en el mundo de la gastronomía. El éxito que ha tenido publicando sus recetas en redes sociales lo llevó a otro nivel, y ahora tiene su propia línea de brigadeiros gourmet —pequeños bocados similares a las trufas de chocolate—.

https://www.instagram.com/p/CErTmY2BqEg/

Y claro, si de verdad no te seducen tanto sus recetas, de seguro te encantarás con la personalidad de Gabriel y su sentido del humor en los videos que graba para YouTube e Instagram.

El joven hizo varios cursos de gastronomía en el pasado y luego resolvió invertir en su marca para así improvisar y dar rienda suelta a su creatividad en la cocina. Así fue como dio con estas variedades de brigadeiros, mezclando varios sabores e ingredientes.

https://www.instagram.com/p/CAWZtN0hVOS/

Gabriel lanzó su marca Downlicia en 2017, y se mueve con su “bicicarro” a todos los eventos y exposiciones de comida al paso a los que asiste, “transformando el ambiente y dejándolo más alegre e inclusivo”, en sus propias palabras.

Además de preparar cada uno de los brigadeiros que vende, él mismo los entrega personalmente a sus clientes, vistiéndose con su uniforme impecable en todas las ferias en las que participa. Su objetivo, dice, es generar un mercado más inclusivo y accesible para personas con síndrome de Down y otros desórdenes genéticos.

https://www.instagram.com/p/B_xYPL_BjYd/

Un tremendo ejemplo de superación, de una persona que supo sonreír ante la vida y explotar al máximo sus capacidades. ¡Felicitaciones, Gabriel!