Por Antonio Rosselot
5 febrero, 2020

Si hay algún producto que merece TODO mi dinero, es esta máquina de los dioses.

Todos nos hemos visto enfrentados a este problema: hace mucho calor, y pasas al supermercado o al kiosco de la esquina para pillar unas refrescantes cervezas y pasar el resto de la tarde bebiendo esa ambrosía helada, tan deliciosa y deseada por todos. ¿El problema? Las cervezas están tibias y no hay paciencia para aguantarlas una hora en la nevera.

Pero este grupo de jóvenes emprendedores argentinos, conformado por Santiago Schmidt, Marcos Condomí, Nicolás Kölliker, Pablo Di Lorenzo y Luciano Cismondi, parece haber dado con una milagrosa cura para el problema de las cervezas tibias: una máquina capaz de enfriarlas en menos de lo que canta un gallo.

Chill It

La idea surgió gracias a un proyecto universitario, en el que Nicolás, Marcos y Santiago tenían que presentar un modelo innovador de negocios; como una importante marca de cervezas ofrecía incentivos para aquellos proyectos relacionados a la industria, los estudiantes pensaron en un método para enfriar bebidas en el menor tiempo posible.

Cuando vieron que el proyecto tenía un buen respaldo y apoyo, los chicos se asociaron con Pablo y Luciano, ingenieros de profesión, quienes le dieron la dimensión mecánica y electrónica al proyecto, bautizado como Chill It.

Chill It

“Desarrollamos un primer prototipo, hiper rudimentario, para saber que el método era el adecuado y que funcionaba. Con esa máquina llegábamos a enfriar latas y botellas de gaseosa de litro y medio; salvo el vino, que aún no lo probamos, el resto de las bebidas no quedaban afuera”.

Luciano Cismondi, miembro del proyecto, a Infobae

Luego de un período de ensayo y error, lograron armar una máquina que redujo en la mitad los tiempos iniciales de enfriamiento: ahora, enfría latas de 350 ml en sólo 30 segundos, gracias a la inteligencia artificial mezclada con un preciso modelo matemático. Las bebidas enfriadas van desde los 2 a los 4 grados de temperatura después de pasar por la máquina, lo que se ajusta a los 3 grados que piden los fabricantes para prácticamente todas las bebidas.

Actualmente, los chicos están en proceso para inscribir la propiedad intelectual de la marca Chill It y negociando para vender su licencia a nivel internacional. Está disponible en tres formatos: Chill It Home —una máquina más pequeña para la casa—, Chill It POSpara empresas, locales u oficinas— y Chill It TO GO —pensado para abastecer en eventos, fiestas o activaciones, se puede montar en un pequeño tráiler para ser trasladado fácilmente—.

Chill It

Gracias, chicos. ¡Acaban de solucionar uno de los problemas más severos de todos!