Por Camilo Morales
30 diciembre, 2020

Los jóvenes de Salta, Argentina, hacen panes para venderlos y conseguir insumos para sus comidas solidarias. De lunes a viernes les entregan alimento a 60 vecinos de su barrio.

En tiempos de pandemia de COVID-19 algunas comunidades han tenido que apoyarse para poder salir adelante, debido a la crisis sanitaria y económica que golpea a las personas. Es por eso que en la ciudad de Salta, Argentina, unos jóvenes crearon una organización solidaria para poder ayudar a sus vecinos y poder satisfacer sus necesidades básicas ante el difícil momento. 

Facebook Abuelo Milagros

Esta organización se llama Abuelo Milagros, y está compuesta por estudiantes de secundaria de los barrios del norte de Salta, quienes crearon un comedor que prepara pan y comida para entregarla a miembros de la tercera edad de esa comunidad. El comedor se llama Un Milagro para la Tercera Edad y lo sostienen jóvenes argentinos de entre 18 y 20 años.

Facebook Abuelo Milagros

Uno de sus miembros, llamado Daniel, de 18 años, comentó a El Tribuno que “Nosotros nos dimos cuenta de que todos atienden a los niños y a las mamás. Nadie a los vecinos de la tercera edad. Además, la cuarentena fue un desastre para la familias y más para los más grandes. Entonces comenzamos esto del comedor a finales de septiembre de este año con la premisa de que no queremos la ayuda de ningún político; lo hacemos todo con nuestro esfuerzo y con ayuda de gente anónima“.

Es así como, de lunes a viernes, hasta el lugar asisten más de 60 personas provenientes de su barrio y vecindarios aledaños, quienes retiran su comida que está compuesta por sopa, un plato principal y el postre. Esta comida solidaria la preparan con ollas que fueron prestadas por una de las vecinas, un horno eléctrico y una cocina a gas.

Facebook Abuelo Milagros

Según explicó Cristina, una joven miembro a El Tribuno, el pan fabricado se utiliza para venderlo y así conseguir dinero para comprar insumos para los almuerzos solidarios. “Ahora estamos ofreciendo panes y budines navideños“, complementó.

Stella, otra de las jóvenes de la organización, explicó que “las verduras, la carne y el pollo nos cuesta mucho conseguir. Tenemos amigos anónimos que nos ayudan con la mercadería, pero no alcanza. Entonces los chicos salen a vender“.

Facebook Abuelo Milagros

También, no quisieron estar ausentes en temporada navideña, por lo que organizaron una paella masiva para personas de tercera edad y discapacitados en una iglesia evangélica del sector. Incluso, crearon un “Spa para abuelos“, en donde se ofrecen servicios gratuitos de peluquería, maquilladores y masajistas.

Facebook Abuelo Milagros

Para finalizar, Stella dejó en claro que no quieren ayuda de los políticos de la zona, porque según ella “nosotros tenemos mucha competencia, muchos políticos que llegan y se van. Pero acá se apela a que nos compren los productos que vendemos o que se acerquen de manera anónima a ver de qué manera pueden ayudar“.