Por Catalina Maldonado
29 abril, 2022

Tres chicos notaron que un vagabundo lloraba y luchaba por comprar comida, sin molestar a nadie ni pedir limosna para hacerlo. Ellos le consiguieron lo que buscaba y le alegraron la noche.

Pese a que los jóvenes muchas veces son criticados por no fijarse en los detalles, estar en las nubes o conectados a sus celulares, el ejemplo de estos tres chicos nos demuestra que los estereotipos no sirven de nada y siempre se pueden romper.

Los jóvenes estaban en un local de comida rápida de su ciudad, cuando notaron que un hombre sin hogar lloraba y luchaba por comprar comida. Algo que les llamó la atención y que no pudieron dejar pasar por alto.

Al preguntar por el hombre, los empleados del restaurante les contaron que el vagabundo, Eddie, frecuentaba el lugar, pero nunca ha molestado a nadie ni pide limosna a menos que sea para darle un plato con agua a su perro Socks. 

Sin embargo, lo que más les llamó la atención eran los detalles que lo acompañaban: “Tenía una Biblia gastada sobre la mesa con una imagen de Jesús y algo de cambio que estaba contando”, escribió Ryan, uno de los chicos. Y agregó: “Eso nos dio una especie de señal para ayudarlo”. 

Facebook Ryan Cook

Los chicos le compraron una tarjeta de regalo para canjear en el restaurante y luego le dijeron a Eddie que esperara antes de irse. Unos minutos más tarde, le trajeron una serie de regalos.

Le compraron una chaqueta, un gorro, tres camisas y un botiquín de primeros auxilios, y registraron la entrega del regalo en un video que ha sido visto 9 millones de veces por lo conmovedora de la escena.

“Fue una experiencia maravillosa. Rápidamente se levantó de su silla. Estaba tan emocionado y feliz de ver algo nuevo en su vida”, explicó Ryan en una entrevista posterior.

Facebook Ryan Cook

Los adolescentes dijeron que inicialmente no habían planeado publicar el video en las redes sociales, pero esperaban que el video pudiera inspirar a otros a retribuir y cuidarse unos a otros: “Solo queremos hacer del mundo un mejor lugar para vivir y queremos inspirar a las personas a marcar la diferencia”, explicó Joshua, otro de los chicos.

Actualmente, los tres chicos siguen en contacto con Eddie y planean conseguirle un lugar para dormir y buena comida.