Por Lucas Rodríguez
27 noviembre, 2019

Uno, Monopoly o incluso Scrabble ya son muy divertidos por sí mismos. Pero no hay nada que no mejore al agregarle chocolates.

Los juegos de mesa son una muy buena y simple excusa para compartir una actividad con algunos de nuestros amigos. Sus reglas son fáciles de memorizar, aun más sencillas de poner en práctica, y siempre y cuando todos se adhieran a ellas (y no roben cartas o se inflen los presupuestos tirando sus garras sobre los billetes del banco), no hay manera de que no se conviertan en una tarde de lo más entretenida.

Varios de estos ya se han vuelto famosos, como Uno, Monopoly o Scrabble. Son juegos que ya todos sabemos cómo funcionan y que hemos jugado en más de una ocasión. Son los clásicos que ya no necesitan ser intervenidos. Salvo que estemos hablando de un pequeño agregado. Escúchenos antes de disparar sus alarmas conservadoras. Nadie quiere cambiar las reglas ni agregar nuevas tarjetas capaces de hacerte robar todo el mazo. Se trata simplemente de agregar chocolate. ¿En dónde? Hay solo una respuesta correcta a esa pregunta: todos los lugares posibles. Siempre. 

Pixabay

La idea que tuvo Target es tan efectiva como implacable: reemplazar los avatares de juegos de mesa, por pequeñas fichas de chocolate. Solo el ganador tendrá el derecho de quitar el envoltorio y darse un muy merecido premio. El resto deberá esforzarse más en la próxima ronda.

@markie_devo

El instagramer Markie_devo, quien se ha ganado una buena cantidad de seguidores dedicándose a esparcir noticias de dulces y chocolates, fue el primero en esparcir la noticia de estos juegos de mesa comestibles. los que se ven en la foto son los clásicos que ya mencionamos: Monopoly, Uno, Scrabble y Candy Land. Teniendo en cuenta que los momentos en que más se desempolvan las cajas de los juegos de mesa es en el invierno, ya tenemos la respuesta a la única pregunta que nos complicaba: «¿Cómo hacer para que estas fichas no se derritan en nuestras manos?». 

Pixabay

La verdad es que en el momento que un tablero de Monopoly o un set de cartas de Uno son puestos sobre la mesa, no hay manera de que nos detengan de intentar conseguir el primer lugar. Dicho eso, tener la noción de que si dejo en el camino a los otros contrincantes voy además a conseguir un exquisito chocolate, solo puede servirnos como mayor inspiración.

Pixabay

Solo recuerda que estás jugando con tu familia y amigos. No hay razón para ponerse agresivo… aparte de un chocolate.