Por Pamela Silva
7 agosto, 2019

No es simplemente cerrar la boca y ya, hay que tratarla como si fuera una adicción a las drogas o alcohol.

Son muchas las personas que dicen que quienes sufren de sobrepeso u obesidad casi que padecen dicha condición porque quieren, porque simplemente no tienen la fuerza de voluntad suficiente para “cerrar la boca” -como si fuera algo tan fácil de hacer. Porque son muchos los que creen que bajar de peso es simplemente decidirlo y listo, hacerlo.

Y no es así, por supuesto que no es así. Dejar de comer es un proceso complicado, que toma tiempo y que tiene muchas recaídas a lo largo del tratamiento, lo mismo que ocurre con cualquier adicción.

Porque son muchos los expertos que calificación las ganas incontrolables por comer como una adicción, tal cual lo son el consumo de drogas y alcohol en exceso. Y como toda adicción, parar no es fácil.

Shutterstock

Hay que identificar muy bien cuándo hablamos simplemente de alguien sedentario que come muy desbalanceado y que posiblemente con un poco de fuerza de voluntad -y ejercicio, siempre ejercicio- podría bajar de peso, con las personas que padecen una adicción.

Quienes aumentan repentinamente de peso, no pueden parar de comer, sufren atracones de día o de noche y comen a escondidas, o guardan alimento en lugares secretos, estarían dentro de los adictos a la comida.

Marcelo Acsebrud, especialista en peso, asegura que el gran problema con la adicción a la comida es que no se puede practicar la abstinencia total, técnica que se utiliza para controlar otras adicciones.

“En todas las adicciones la primera regla es la abstinencia total. Sin embargo, esta tiene la particularidad de que necesitamos seguir comiendo para vivir, entonces uno está volviendo una y otra vez a la comida, varias veces al día”.

-Marcelo Acsebrud.

Pexels

Acsebrud explica que tal como ocurre con muchas otras adicciones, el problema con la comida no está relacionado directamente con la comida sino es un problema que va más allá. “El sobrepeso es solo el síntoma. El problema más profundo tiene que ver con lo ‘vincular’, con cómo nos relacionamos con el acto de comer”.

Servicio de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Dexeus en Barcelona revela que el 30% de las personas con obesidad “tienen una alteración del comportamiento alimentario en forma de atracón” y que canalizan la ansiedad con la comida.

Como sucede con otras adicciones, los pasos que hay que seguir son 1. Aceptar el problema, 2. Buscar un especialista que ayude con la idea y canalizar las emociones, 3. Realizar ejercicio y 4. Tener paciencia. Por supuesto, ninguno de esos pasos es fácil de realizar, no es cosa de levantarse un día y hacerlo.

Shutterstock

Así que la próxima vez que hablen sobre alguien con sobre peso, consideren esto un poco. No saben a quien pueden estar lastimando con sus palabras.