Por Teresa Donoso
30 agosto, 2017

¿Cómo no se me ocurrió antes?

Debo admitir que aunque trato de evitar el queso, el sándwich de queso grillado es uno de mis preferidos. Lo mejor es su corteza crujiente, su exterior dorado y perfecto que combina muy bien con el interior lleno de queso derretido. Si bien algunas personas también lo untan con mantequilla, yo prefiero la simplicidad del pan y el queso acompañándose mutuamente.

Sin embargo parece ser que hemos estado pasando por alto un truco que puede mejorar toda esta quesosa experiencia y se trata de hacerlo todo, casi literalmente, al revés.

¿Al revés? Pues sí.

Se trata de un truco que entregó la redactora Erin Cullum a PopSugar donde indicó que no sólo hay que poner queso DENTRO del sándwich sino que también por encima, o en otras palabras, en el exterior. La idea, para que funcione, es usar una de esas grillas eléctricas donde el pan queda cubierto por arriba y por abajo:

“Lo que sucede es que la parte de encima de las grilla queda encima de la porción cubierta con queso por lo que el queso se derrite sobre el pan, la mantequilla también se vuelve líquida y crea un exterior dorado y crujiente”.

Entonces, ¿cómo hacerlo?

Erin Cullum / PopSugar

Fácil, pon mantequilla en ambas rebanas de pan, pon queso como lo harías siempre y cierra el sándwich. A continuación añade mantequilla y queso (en ese orden) en la parte superior del pan. Grilla hasta conseguir un acabado dorado y come en ese mismo instante.

¿Con qué acompañarlo?

A mucha gente le gusta comerlo con sopa de tomate y otros prefieren acompañarlo con té o café para el desayuno. Yo, en lo particular, siempre tengo que comerlo mientras bebo alguna sopa de vegetales, no sé por qué.

¿Y tú? ¿Amas el queso grillado? ¿Probarás este truco? ¡Cuéntanos!