Por Antonio Rosselot
9 junio, 2020

Tian Tian (China) era fanática del famoso té dulce con leche y tapioca; lo bebía tanto, que llegó a tener un nivel de azúcar en la sangre 25 veces mayor al de alguien normal. Al despertar tras 5 días en coma, juró que nunca lo volvería a probar.

Muchos de nosotros alguna vez comimos tanto azúcar que sentimos que nos iba a dar un shock de glucosa en el estómago y nuestra mente se congelaría.

Sin embargo Tian Tian, una chica de 18 años oriunda de Shanghai (China), llevó esta adicción al azúcar al extremo, lo que le costó 5 días internada en una clínica con un coma.

¿Por qué? Porque la chica es fanática del té con leche y bolas de tapioca, esa bebida tan famosa en Asia que tiene niveles insospechados de azúcar. En su racha más larga, Tian Tian se bebió dos tés al día durante un mes, lo que a principios de mayo terminó por echarla completamente a perder.

El 2 de mayo, descubrieron inconsciente a Tian Tian y la llevaron al Ruijin Hospital de Shanghai, donde la transfirieron directamente a la Unidad de Emergencia y Cuidados Intensivos. El resultado de los exámenes espantó a los doctores: la chica tenía un nivel de azúcar en la sangre que era 25 veces más alto del de una persona normal.

SINA

Tian Tian cayó en coma y su vida estuvo pendiendo de un hilo. Por varios días, tuvo que depender de un ventilador mecánico para respirar después de sufrir varias complicaciones de salud, tales como hiperglucemia y daños renales.

Además, los médicos descubrieron que Tian Tian había desarrollado síntomas como náuseas, sequedad de boca y poliuria por más una semana antes de caer en coma, los que son inequívocos de una posible catástrofe.

SINA

Afortunadamente, Tian Tian logró recuperarse y despertar del coma después de esos cinco días. Como resultado del tratamiento, bajó de 125 a 90 kilos su peso y, además de prometerle al staff médico del hospital que nunca más volvería a tomar el famoso té, tendrá que acostumbrarse a hacer ejercicio para mantener su salud.

Por eso mismo, amigos y amigas, es muy importante que cuidemos nuestra salud, sobre todo en estos días de pandemia. Si quieren beberse un té dulce o comerse una porción de pastel, pueden hacerlo sin culpa, pero recuerden siempre mantener la moderación y el criterio.

Porque si no cuidamos de nosotros mismos, ¿quién lo hará?