Por Lucas Rodríguez
30 agosto, 2019

El secreto de esta dieta está en elegir los productos por cómo afectan al medioambiente, más que cómo nos afecta a nosotros.

Algo que es casi inédito en la historia de la humanidad, es la característica que tiene nuestra época de dar a las personas la elección sobre los elementos con los que desean alimentar sus dietas. Antes, de hecho, por la mayor parte dela historia de la humanidad, las personas solo comían lo que podían conseguir. Si vivías cerca de un río, comías pescado. Si vivías cerca de un bosque, te alimentabas de bayas. Con el comercio internacional se expandió la opción de tener una dieta nivelada, con acceso a frutas, verduras, carnes y granos que ni siquiera crecen en la parte del mundo en la que vivimos. 

Esto nos ha llevado a que incluso haya personas que decidieron sintetizar sus decisiones de alimentos en dietas, que básicamente son planes de alimentación que siguen alguna tendencia en particular. Todos conocemos el vegetarianismo, pero hay una infinidad de otras dietas, con objetivos similares al cuidado de la población animal.

Pixabay

Una nueva variedad de dieta que ha comenzando a difundirse por el Internet, es la que fue bautizada como «Climatarianismo». Se trata de dejar de lado la preocupación por nuestra propia salud, dando prioridad al cuidado del planeta. Así es como esta dieta no busca comer solo vegetales, sino que vegetales frescos, que no vengan envueltos en envases plásticos desechables, los que a fin de cuentas son lo más dañino para el planeta. 

Pixabay

Especialmente en este momento, en que hemos visto como la brutalidad humana llega al punto de causar incendios enormes en el maravilloso bosque del Amazonas, considerar una opción así puede que sea lo más correcto.

Reuters

Lo que todos tenemos que tomar en cuenta, es que las decisiones que tomemos hoy, afectarán no solo al planeta, sino que también a las personas que lo habitarán. Tenemos que tomar una perspectiva de que vivir solo por nosotros mismos, ya no es algo que podamos hacer como especie. Quizás hace un par de cientos de años atrás, cuando éramos bastantes millones de personas menos, era más fácil. Pero hoy, en que la población ya ha pasado los miles de millones de individuos, todos debemos funcionar con conciencia. 

Reuters

Lo importante de esto, es no desesperarnos si es que parece que el reto es demasiado grande. No todos podemos estar con una manguera disparando agua hacia los incendios del amazonas, pero lo que sì podemos hacer es revisar nuestras propias vidas y hacer cambios en todos los aspectos que tenemos a nuestro alcance. En una batalla tan difícil como la del cambio climático, todas las contribuciones son valorables.