Por Teresa Donoso
19 Junio, 2017

A veces una fotografía no vale más que mil palabras.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Durham acaba de descubrir algo extremadamente interesante que involucra el menú de tus restaurantes preferidos: ¿Por qué los restaurantes más lujosos no ponen fotografías en sus menús mientras que los que son más “normales” o baratos sí lo hacen? Su interés por el tema los llevó a realizar un estudio para poder responder de forma más objetiva y los resultados son muy interesantes.

iStock

El cuestionamiento no deja de tener sentido, especialmente al tomar en cuenta que si una fotografía vale más que mil palabras, poner más imágenes podría aumentar el consumo y gasto de los comensales en un restaurante. En un local lujoso, esto claramente podría generar muchas ganancias extras.

Sin embargo, y contrario a lo esperado, este grupo de estudiosos logró probar que a menos que los nombres de los platos sean simples, las fotografías pueden tener un efecto negativo y totalmente inesperado.

iStock

El resultado de su estudio probó que las fotografías sólo funcionan si es que los nombres de los platillos que se presentan son sencillos.

Lo anterior tendría sentido, especialmente al considerar el diseño de los menús de los restaurantes más caros. Como en los restaurantes más lujosos la mayoría de los platos suelen tener nombres elaborados e ingredientes muy específicos, se prefiere dar a conocer sólo el nombre sin fotografía. Además, como son platos difíciles de preparar, si se usa una fotografía demasiado perfecta el comensal podría terminar decepcionado al ver cómo el plato se ve en la realidad.

iStock

La investigadora principal, Yuansi Hou, explicó que si los locales y restaurantes quieren usar las fotografías a su favor, lo mejor que pueden hacer es combinar de forma adecuada los nombres de los platos con las imágenes:

“Nuestra investigación reveló que si un restaurante quiere usar elementos visuales en el menú es necesario que se combine con nombres de alimentos comunes y exactos si se quiere incrementar el poder de marketing. Si bien parece una medida básica, las fotografías pueden actuar como un refuerzo positivo para aquellos clientes que generan una conexión visual con el nombre del platillo”.

¿Lo hubieses imaginado? Yo sólo pensé que era cosa de diseño y que menos fotografías y más tipografía hacía que el menú de un restaurante se viese más caro y lujoso.