Por Teresa Donoso
16 Junio, 2017

En este caso, nos referimos al número 2.

Si eres de los que no pueden comenzar su día sin beber café, entonces probablemente ya sepas que tu taza no sólo te da la cantidad necesaria de cafeína para funcionar, sino que además también te ayuda a ir al baño por las mañanas. El efecto es conocido, sin embargo y tal como indica el portal Mental Floss, los científicos siguen sin entender a qué se debe exactamente.

Hasta ahora, se sabe el efecto que no se debe únicamente a la cafeína, pues el café descafeinado produce el mismo efecto y, por lo demás, a casi nadie le pasa lo mismo cuando se toma un vaso de Coca Cola o cualquier otro producto similar.

Según la información que se posee, el café consigue estimular el intestino grueso sólo cuatro minutos después de ser ingerido y, de hecho, beber tu taza de siempre hace que ciertas hormonas digestivas aumenten. No hay ningún otro bebestible que se le iguale.


Un estudio probó que este famoso bebestible acelera el vaciamiento gástrico, es decir, la cantidad de tiempo que le toma a tu estómago que la comida pase del intestino delgado al grueso, algo que podría explicar la razón por la que al beberlo sentimos la necesidad de ir al baño con tanta urgencia.

Eso sí, exactamente cuál de todos sus componentes es el responsable de lo anterior sigue siendo un misterio.

¿Bebes café por las mañanas? ¡Cuéntanos en los comentarios!