Por Teresa Donoso
11 julio, 2017

Son bajos en carbohidratos y tienen un sabor maravilloso.

Lo más seguro es que hayas oído hablar sobre los “zoodles” (en inglés es la combinación entre “noodles” o “fideos” y “zuchinni” o “calabacín”) y que estés un poco intrigado al respecto. Se trata de unos deliciosos “fideos” de calabacín que puedes usar en casi todas las recetas que requieran spaghetti y que ayudan a comer más vegetales y aumentar el contenido de fibra de tu dieta al mismo tiempo que disminuyen las calorías y gramos de carbohidratos de tus platos principales.

Lo primero que necesitarás es algún dispositivo que te permita cortarlos de esta forma (suelen llamarse espiralizadores) y una vez que lo consigas verás que es muy sencillo darle esta forma a tus calabacines y zanahorias por igual.

Pero ¿ahora qué? ¿cómo se cocinan?

Claramente la “pasta” de calabacín sin ningún acompañamiento es horriblemente aburrida y aunque siempre puedes ponerle mucha salsa, a veces menos es más. Por eso, el truco que recomiendan desde PopSugar es calentar una olla con una a dos cucharadas de aceite de oliva y dejar que los “fideos” se cocinen levemente en ella. Por mientras esta breve cocción se lleva a cabo (no durará más de cinco minutos) puedes añadir sal y pimienta a gusto o cualquier otro condimento que te encante.

A los cinco minutos la pasta quedará con una textura al dente, que es justo lo que buscamos.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar con albondigas caseras, pesto o simplemente trozos de aguacate.

¿Te animas a probar esta versión baja en carbohidratos? ¡Cuéntanos en los comentarios!