Por Antonio Rosselot
30 diciembre, 2020

La “Señorita Patnelli” —como se autodenomina— organizó una red de donaciones de alimentos vía Facebook, con los que prepara estas comidas y las entrega a quienes más las necesitan. Incluso, logró que un hombre sin hogar encontrara un techo para pasar las fiestas.

En este año tan desastroso, mucho se ha necesitado de la colaboración de la gente con más recursos y posibilidades. Hay personas que, por la imposibilidad de trabajar, están teniendo problemas para alimentarse y para asegurarse los cuidados sanitarios mínimos en esta época de pandemia.

Pero afortunadamente, siempre hay almas generosas que hace que el sufrimiento sea algo menos pesado. Les presentamos a la autodenominada Señorita Patnelli, una mujer francesa que dedica sus días a ser entrenadora de vidalife coach— y trabajar en su empresa de banquetería.

France 3

Patnelli prácticamente no ha podido trabajar este año por causa de la pandemia, pero de todas maneras puso sus habilidades al servicio de los más necesitados: desde mediados de diciembre, cocina platos de comida casera para distribuir a las personas sin hogar de la ciudad de Rouen.

La mujer usa sus redes sociales para difundir sus actividades y pedir donaciones de alimentos, método que le ha resultado bastante bien: con la cantidad de carnes, verduras y cuscús que recibe, entre otros, ha logrado repartir tres comidas a la semana a cada una de estas personas.

En su grupo de Facebook Joie Constantes, la Señorita Patnelli —generalmente acompañada de otros voluntarios— filma sus encuentros con los sin hogar y las relaciones que entabla con ellos. Así, puede conocer sus situaciones más allá de la entrega de los platillos.

France 3

Por ejemplo Gregory, un hombre de 45 años que vive en las calles de Rouen, logró encontrar un espacio de calidez y comodidad gracias a Patnelli: una mujer llamada Muguette le ofreció pasar la Navidad en su hogar y además lo dejó dormir allí hasta principios de enero. 

Y con el apoyo económico de Joie Constantes, la idea es que Gregory se pueda mudar a una habitación y tener ese techo que tanto le hace falta, sobre todo en estas épocas de frío glacial en Europa.

El trabajo que hace la Señorita Patnelli es realmente inspirador, ya que además de alimentar a estas personas, también hace el esfuerzo para sacarlas de la calle y darles una vida más digna.

France 3

Eso es algo que todos merecemos, sin excepción.