Por Lucas Rodríguez
17 septiembre, 2019

Como nos enseñó Joey en Friends, lo único mejor que una pizza, es otra pizza.

Cuando las discusiones se hayan acabado y llegue el momento de formar los acuerdos que definirán a la sociedad de aquí a los años que vienen, es muy probable que la humanidad en su conjunto decida que el invento más perfecto en el área de los alimentación, sea la pizza. Es difícil ir más lejos tanto en lo que se refiere a diseño como a efectividad. Es una masa simple, sin mucha gracia en sí misma, pero que sirve de base para que pongamos varios de los ingredientes que más disfrutamos sobre ella. 

La otra gran característica de la pizza es su flexibilidad. Mientras no tratemos de ir demasiado lejos (por favor no intenten ponerle banana a sus pizzas, es un error) casi cualquier ingrediente queda bien sobre la masa, salsa de tomate y queso. Las pizzas hawaianas y otros adefesios similares son ejemplos de buenos resultados, pero hay un restaurant en Japón que se ha encargado de llevar al límite lo que conocemos por placer culinario. 

Aoki’s

Aokís, una cadena de pizzerías japonesa, está ofreciendo esta monstruosidad de sabor y placer. Se trata de una pizza de dos pisos (o una pizza sobre otra, si no eres fanáticos de los juegos de palabras), rellenas de 18 tipos distintos de cortes y clases de carnes. Si con esto no quedas listo para realizar sin problemas tu día, es que de verdad debes visitar al médico: 18 tipos distintos de carne es más que suficiente para que cualquier ser humano se dé por satisfecho. 

Pixabay

El detalle que nos hace sospechas que este invento es realmente un plan para reducir la población mundial por medio de una ola de infartos y comas por exceso de colesterol, es que esta monstruosidad de pizza tienen tantas opciones de tamaño como la cantidad de pizzas que la componen. Si eres un ser humano normal, te contentarás con la mediana. Pero si eres de los que aman el placer (y odian su salud), también puedes ordenar la de tamaño gigante, que, como bien dice su categoría, es monstruosa. 

Pixabay

La historia de quién inventó la pizza no está demasiado clara. Como siempre pasa con estas cosas, nos debemos remitir a una historia que tiene más de mito que de realidad y que involucra a reyes napolitanos y un chef desesperado por inventar algo innovador, capaz de satisfacer a sus muy reales huéspedes. Alguien el camino notó que era bastante fácil de preparar y tuvieron la brillante idea de añadirle un sistema de delivery. El resto es historia. 

Pixabay

Pero la verdad es que no nos interesa tanto saber su historia, como que llegue bien a nuestras puertas.